México, Monterrey, sábado 05 de abril del 2014 

Cuando la afición ya saboreaba meterse a zona de Liguilla, "un horrible" gol de Santos Laguna a dos minutos de terminar el encuentro, por conducto de Oribe Peralta, les desdibujó la sonrisa a los aficionados rayados.

Monterrey se había ido al descanso con una clara ventaja de 2-0 sobre los Guerreros, con anotaciones de Lucas Silva y Cándido Ramírez, pero en el segundo tiempo fallaron por lo menos tres oportunidades de anotar que hubieran sellado su victoria.

César "Chelito" Delgado, en dos oportunidades, y otra más de Víctor Ramos, quedarán en la memoria de los aficionados como las opciones más claras que se fallaron. 

Santos no perdonó y en dos descuidos empató el encuentro, el primero en el cobro de una falta en la que el delantero Sergio Ceballos le ganó la marca a Efraín Juárez para descontar en el marcador.

En este lapso, el entrenador de los Rayados, Carlos Barra, hizo cambios ofensivos, uno de ellos el retorno de Humberto Suazo quien pocas oportunidades tuvo de tocar el balón.

Pero los laguneros seguían al frente insistiendo y fue así como al 88', en un centro de cabeza de Rafael Figueroa, su compañero Oribe Peralta contrarremató con el pie, pero el arquero Jonathan Orozco atajó de forma sensacional.

En esta atajada el balón se elevó y de nueva cuenta Peralta lo encontró parar rematar de cabeza, casi pegado al travesaño, dejando sin oportunidad al arquero rayado.

Ahora Monterrey, que llegó a 16 unidades, deberá esperar otros resultados para conocer bien su ubicación, pues si Tigres derrota al Atlante este domingo, los desbancarán del lugar 15.

Por: Martín Banda 
Tags: