lunes, 9 de mayo de 2016

Columna San Cadilla Norte - 09 Mayo 2016

Estamos a tiempo

Pues qué podemos decir que no se haya advertido tanto desde la edición pasada.

Señores, aún se está a tiempo de revertir muchas de las actitudes que por años ha distinguido a la afición regiomontana, que es la agresividad de las aficiones.

Sííí, dirán que soy un purista, una niña y que esto es futbol y que nos debemos de aguantar, que así son las cosas aquí en Monterrey.

Díganme si no, señores, léanlo y díganme si tengo o no tengo razón.

Comencemos con los grupos de WhatsApp. No hay uno de ellos donde los aficionados Tigres no reten a los "Gayados" (como les dicen) y que digan que ahora sí se les apareció el chamuco, con sus memes y todo lo que los de la Pandilla tienen que soportar.

Y los de El Barrial están igual. Con agresiones verbales (igual que los felinos), con discriminación, acciones (de ambos) que van provocando roses que los días de los juegos llegan a estallar.

Se ve, se siente y se lee tanto fanatismo, tanta enfermedad que en muchos casos ha provocado pleitos, enemistades, insultos, rencor... ¡y todo por defender a tu móndrigo equipo de futbol!

Y muchas veces ni eso es: hay muchos enfermos que se la pasan más tiempo tirándole al rival, y de su equipo hablan sólo el 20 por ciento. Ahí ves el grado de enfermedad. Revisen sus TL, sus whats. Ves la calidad de "enfermedad" cuando de cada 10 mensajes, 8 son para hablar del otro.

Han de decir que todo eso es carrilla normal, pero tanta acumulación de golpeteos, de insultos y todo lo que les describí terminan por provocar un odio al rival y -todo ello- finaliza en lo que vemos en los Clásicos: violencia.

Yo soy el principal detractor de las barras en el futbol, pero hay que ser parejos: su violencia (cuando la hay) son los días del juego y no entre semana.

Tal vez no toman mucho en cuenta la violencia "internetética" (palabra que no existe; era para darle un nombre), pero ésta envenena sentimientos, provoca odio al rival y un enorme deseo de que Tigres/Rayados humille a Rayados/Tigres.

Y cuando uno de los dos lo consiga, va a comenzar a desquitarse de los insultos y humillaciones que por Whats, Twitter o Face le provocaron, y eso podría verse en las tribunas o fuera del estadio.

Tanto criticamos al Sylvester Stallone Región 4 de la barra de Tigres cuando le preguntaron que si los golpes y estar en la cárcel valía la pena, y su triste respuesta fue: "Por los Tigres, sí, sí vale la pena".

No veo que estemos muy alejados al "Rocky regio".

¿Vale la pena humillar, insultar, agredir, enemistarse y violentarse con la gente, todo eso por un equipo de futbol?

Busca cura

¿Me hace sentir bien hacer sentir mal al otro porque le va al rival de la Ciudad?

¿Me hace sentir bien tirarle al otro más de lo que yo hablo de mi propio equipo?

¿Me hace sentir bien el demeritar el triunfo del otro, y si lo consigue, trato de encontrarle defectos?

¿Me la creo cuando pierdo y digo que es porque el árbitro la trae contra mi equipo?

¿Me hace sentir mal si el rival de la ciudad me elimina y me afecta en mi vida personal?

Si contestaste tres "sí", aguas, te estás enfermando.

Si contestaste a cuatro con ese "sí", ya estás enfermo del fanatismo futbolero.

Ahora que si en las cinco de tus respuestas fueron "sí", que le vayan hablando a Raymundo Sánchez, porque vas a necesitar de sus servicios. Tu enfermedad es terminal.

PD: Conozco muchos casos así en el Twitter.

Como en 1980

Año 2016, era del internet a todo lo que da, con la tecnología para hacerlo más moderno... ¡y aún los clubes venden sus boletos en taquillas, obligando a la gente a hacer filas de hasta 6 horas!

Lo que ayer vimos aquí en Monterrey fue de pena. No sabía si estaba viendo fotos y videos de las filas para la Final de México 86 ante el Tampico Madero o a los felinos haciendo filas para enfrentar a los Pumas en junio de 1978.

Hasta las hamburguesas de Don Juan o la flautas de Doña Tere las puedes pedir a domicilio, y no digamos cualquier espectáculo hasta en el más fregadito teatro te permite comprar tus entradas en páginas en línea.

Pero no, Tigres y Monterrey siguen viviendo en los años 70 y 80. Con la miiisma rutina de taquilleros, de poner a la gente a hacer sus filas de horas y horas, sin que se vea avance.

Ambos equipos han crecido enormemente, de ser los mediocres como lo dicta su historia, a ser protagonistas, pero en esto, de verdad, se quedaron en la década de los 80.

Y en específico con Rayados, recibieron muuuchas críticas de parte de su propia afición.

"Si ya estábamos clasificados desde hace semanas, ¿por qué hasta ahora pusieron a la venta los boletos?. Horas y horas y horas haciendo fila y eso se pudo hacer desde hace tiempo", preguntaron y criticaron muchos Pandillas.

Esta vez en los Tigres pues no les quedaba otra, ya que a las 5 de la tarde del sábado estaba eliminado. Y eso sí, el avance fue muy rápido, ya que tenían 20 taquillas abiertas.

Resumen: ¿Será tan difícil modernizarse y vender tanto abonos como boletos de Liguilla vía Ticketmaster?

PD: ¡Estamos en el 2016!

Mail: sancadilla@elnorte.com