miércoles, 25 de mayo de 2016

Resistencia endeble - Columna San Cadilla Reforma - 25 Mayo 2016

Resistencia endeble

En el momento que el ingeniero Pedro Strassburguer tomó el micrófono, que por cierto no servía bien, los murmullos finalmente aparecieron en el auditorio de Universum cuando el tema de la sucesión en la presidencia del Patronato del Club Universidad se tocó en la Asamblea de Socios del viernes.

Cuando el micrófono funcionó, Strassburguer estaba taaan nervioso, que las manos le temblaban un poquillo más que la voz, la cual con esfuerzo le alcanzó para identificarse como el responsable del desplegado en contra de la candidatura de Rodrigo Ares de Parga para tomar el cargo que dejaba Jorge Borja Navarrete.

Era tal el nerviosismo de este socio de 20 años del Club Universidad, que no pudo siquiera replicar en voz alta el contenido completo del desplegado, en el que se acusaba a Ares de Parga de tener intereses personales que podían dañar al club y cuestionaba sus vínculos con la UNAM y su filosofía, y pues menos logró generar un debate.

El valor le alcanzó a Strassburguer para solicitarle al Rector Enrique Graue que se ampliara el "plazo de reflexión" para definir al sucesor de Borja al frente de los Pumas. Apenas dio las gracias para concluir su intervención, y unos cuantos aplausos se escucharon en el auditorio.

Sin embargo, el Rector de la UNAM, voz dominante de la Asamblea, le contestó que el plazo para proponer candidaturas tenía varias semanas abierto y nadie había propuesto a nadie, y lo mató con el argumento de que los tiempos apremiaban a Pumas, cuya urgencia para designar un presidente la tarde del 20 de mayo pasado estaba supeditada a contar con un responsable que asegurara que el club llegue preparado al Draft.

Un par de socios más sugirieron lo mismo que Strassburguer, pero sin argumentos para al menos hacer dudar a los otros agremiados presentes en Universum y, como podrán suponer, pues no hubo vuelta de hoja.

Nadie más levantó la voz en el auditorio, como si llegar a un Draft con antelación fuera argumento suficiente para entregar por un mínimo de dos años la presidencia de un club a una persona que, al menos antes de la Asamblea, fue increpada por varios socios.

Por si quedaba alguien con alguna duda, el rector Graue aseguró que la decisión de respaldar a Ares de Parga fue algo que meditó mucho.

Al final, apenas 18 personas votaron en contra de las propuestas del presidium, que incluían el ungir a Ares de Parga como presidente de Pumas, lo cual sucedió por unanimidad del mismo y sin que nadie más dijera ni pío, dejando para otra ocasión el chance de que en una Asamblea de Pumas se den decisiones fuera de los "guiones" preestablecidos.

Mail: san.cadilla@reforma.com