viernes, 10 de junio de 2016

Columna San Cadilla Mural - 10 Junio 2016

Centenario de lástima

Créanme que no me gusta burlarme de la desgracia ajena, ni tampoco hacer leña del zorro caído, peeero...

Si ya para muchos era un error soltar a un emblema como Juan Carlos Medina a cambio de un defensa suplente y caro de Tijuana, lo de "Poncho" González despertó la molestia más profunda que no había visto yo ni siquiera contra los chorrocientos socios, quienes por cierto han de estar carcajeándose pensando una vez más "¿ya ven que no era tan fácil? Y se quejaban de nosotros".

Y eso no lo ignora Gustavo Guzmán, quien sabe perfectamente lo que hizo, aunque no parezca y es por eso que tras salir del salón donde vendió a su jugador no quiso dar declaraciones ni saber nada de noticias y tampoco ha querido meterse a ver nada de redes sociales, como el niño que le mandan llamar a la dirección de colegio sabiendo que le pegó el chicle a la niña de adelante.

Les adelanté que de lo más complejo sería aguantar las ofertas millonarias; pues soportaron la de Tomás Boy para llevárselo a La Máquina por 6 millones de dólares, se pusieron firmes con una similar de Pachuca, pero ya cuando llegaron los Regios con más de 7 se quedaron pensando (es un decir).

Después de deliberar se dieron cuenta que su jugador no costaba eso y que valía la pena aguantar las mentadas para aplicar la de "cuando te compren, vende", así que al pasar la media noche le llamaron a los directivos regios que ya estaban en pijamas en la habitación de su hotel, uno diferente a la sede del draft.

"Oigan, pues regrésense que sí vamos a aceptar su ofrecimiento", les dijeron a los regios y que salen disparados para firmar los papeles, no se fueran a arrepentir.

En realidad muchos atlistas no están tan enojados con la salida de su joya de la cantera, sino con que no hayan agarrado nada interesante.

Con decirles que muchos rojinegros todavía ayer se les salían lagrimitas cuando veían lo que compraban los equipos del Ascenso pensando "uy, hasta ese nos hubiera venido bien, ¿cómo, nos lo ganó UdeG... Zacatepec... Juárez" y muchos etcéteras.

Ahora veremos si son capaces de hacer rendir esa lanota comprando refuerzos que valgan la pena, pues ya dijo Guzmán al avisar que no daría declaraciones que él "no hace malos negocios".

Digo, habría que recordarle las compras de refuerzos desde que tomó las riendas del Atlas, ¿o esas se las va a achacar todas a Heriberto Ramón Morales o a Ricardo Salinas Pliego?

Y ahora ¿se queda?

Pues con la novedad de que ahora es más probable que Omar Bravo se quede en Chivas.

La historia es sencilla, el sueldazo que se carga no le ayuda para que un directivo entienda que un suplente del suplente (al menos en teoría) pueda cobrar eso.

Si a eso le sumamos que José Luis Higuera siente que no es el mejor líder de un vestidor e incluso que hasta puso a otros jugadores en su contra cuando la crisis arreciaba, pues era sencillo pensar en soltarlo.

Pero el mochiteco se negó a irse al Puebla, habló con Jorge Vergara y al final de cuentas si no aparece una súper oferta de la MLS el delantero se quedará aunque sea calentando banca... y vestidor.

De medallista a Coras

Es una lástima ver cómo se puede perder una carrera de un futbolista con grandes cualidades por no concentrarse en su profesión.

El ejemplo más reciente nos lo da el "Chatón" Enríquez, quien fue campeón olímpico, tuvo un torneo mejor que el de James Rodríguez, pero en 4 años uno está en Real Madrid y al otro nomás lo quiso Coras de Tepic.

Cómo lo habrán visto en León que ni siquiera porque dejaron ese hueco al soltar al "Gallito" Vázquez lo quisieron.

Ya si Luis Fernando Tena, quien le sacó jugó en esa Sub 23, no vio cómo rescatarlo, no sé quién pueda revivir su carrera.

Una verdadera lástima.

Mail: san.cadilla@mural.com