domingo, 19 de junio de 2016

Dominguero - Columna San Cadilla Norte - 19 Junio 2016

EL RETIRO DE IZAZOLA

Denuncia 'valiente'

Señores, pues sí, se retiró David Izazola, el mediocampista que salió de las Fuerzas Básicas de Pumas, que metió goles en Primera División y que jugó en Europa.

La noticia de su retiro sacudió al futbol mexicano por la forma "valiente" en la que denunció los malos tratos que reciben los jugadores en este País.

"El sistema está hecho para que el jugador extranjero tenga éxito y el mexicano no", escribió Izazola, mientras se escuchaban los violines por "lo triste" de la situación.

Y de ahí se desató una discusión entre los que apoyan la decisión y la forma en que "exhibió" a los directivos, aunque muchos de ellos ni sabían quién diablos era David Izazola.

Y otros, pues para empezar cuestionaron si Izazola tenía el nivel para seguir jugando profesionalmente.

El tema, para variar, fue tratado desde el punto de vista nacionalista, dejando de lado si realmente estamos hablando de un jugador que tiene el nivel para jugar en México o en cualquier otro país del mundo o planetas circunvecinos.

Síganle...

Izazola se retira porque, según él, en México no hay oportunidades para los jugadores mexicanos y de inmediato todos apuntaron a que la regla 10/8 es la razón.

La Liga decidió cambiar el reglamento y ahora no hay límite de extranjeros que pueden participar en un partido. Los clubes pueden contratar la cantidad de extranjeros o naturalizados que deseen y la única limitante es que en la lista de convocados para un partido sólo pueden registrar a 10 por ocho mexicanos. De ahí que la regla fue bautizada como la 10/8.

Bueeeno, pues ahora los clubes han modificado su política de fichajes y, eso sí es cierto, han volteado más a ver al jugador foráneo que al nacional.

El primer motivo por el precio y el segundo porque tienen más lugares dónde encontrar talento.

Como ejemplo, échenle un ojo al costo de la cláusula de Gabriel Mercado, seleccionado argentino por el que Rayados pagaría dos millones de dólares. Y estamos hablando de un titular de la Albiceleste.

Esto, señores, es un negocio y los dueños están viendo por dar el mejor espectáculo posible al mejor precio posible para venderlo lo mejor posible y sacar la mejor utilidad posible. No sé si lo van a lograr, pero ésta es su nueva apuesta.

Jugarán los mejores

Lo "Hecho en México, está bien hecho", decía una campaña que promovía el consumo del producto nacional.

Sin embargo, esos productos bien hechos ahora compiten con productos hechos en cualquier lugar del mundo.

Uno como consumidor decidirá por el producto que le ofrezca una mejor relación calidad/precio y en lo último que se fija, en muchos casos, es en dónde fue hecho.

Y muchas veces se inclina por una marca extranjera, ¿o no?

Pasa en el súper cuando me manda Doña Sanca y en cualquier lado.

No creo que sea una cuestión de malinchismo, seguramente es por la calidad, el precio u otros atributos, no sólo por consumir el producto nacional o deliberadamente uno extranjero.

La competencia es feroz y en el mundo globalizado cada vez se notan menos las fronteras y las nacionalidades.

Lo que sucede ahora en el futbol, sucede en cualquier industria.

Uno va al cine y ¿qué encuentra? Sencillo, una cartelera de películas extranjeras y honestamente, ¿cuántos se detiene a pensar en las pocas oportunidades que tienen las películas mexicanas en su propio país?

Uno prende la televisión y ¿qué encuentra? Programas, series o telenovelas con protagonistas que son extranjeros, aunque sea una "producción nacional".

¿Cuántos discuten que la mitad del elenco sean extranjeros o naturalizados?

A ver, yo no digo, discuto que en el futbol mexicano se puso la cosa más difícil para el jugador nacional.

Pero ¿qué acaso no se ha puesto más difícil para todos los mexicanos en cualquier ámbito?

Así como sucede en la televisión, en el cine, en el teatro, en la televisión o en el futbol, en otras industrias que no tienen que ver con el entretenimiento las cosas también se han puesto muy, pero muy duras.

Lo vemos en instituciones privadas, bancos, empresas que ahora tienen capitales extranjeros para seguir siendo rentables.

En el futbol, los que arriesgan su dinero quieren hacer que sea un mejor espectáculo y que sea rentable, esto es un negocio.

Buscan que el estadio se llene y para eso necesitan a los mejores jugadores posibles sin importar de dónde vengan.

Entienden que pese a los pataleos que muchos hacen por casos como el de Izazola, el aficionado gritará el gol sin importar si el que lo metió es mexicano, albano o de la tribu más violenta de África.

Festejará el triunfo de su equipo sin importar si el entrenador en la banca es extranjero y vaya que ahora hay más que nunca y ese punto pocos lo han tocado.

Por ahora el debate está centrado en los pocos espacios reservados para los jugadores mexicanos, pero no se habla de que para ocupar esos lugares ahora el mexicano tendrá que elevar su nivel, demostrar que es mejor que un extranjero o naturalizado y aunque habrá menos nacionales, seguramente serán mejores que los que hay actualmente.

Habrá más Hirvings Lozanos y menos Izazolas.

Si tiene ofertas, ¿Izazola seguirá retirado?

Después de lanzar su carta, Izazola dio entrevistas como nunca antes. Ha llamado más la atención retirado que cuando era jugador activo. Ésa es la verdad y eso dice mucho más de lo que fue como futbolista, ¿no creen?

Bueeeno, pues en una entrevista dijo que después de retirarse le llegaron ofertas del extranjero. Así, como por arte de magia.

Y yo pregunto, ¿por qué no acepta una de ellas? Si se quejaba de la falta de oportunidades, pues ahí ya tiene una ¿no?

Sólo como dato les diré que ya estuvo en Hungría, jugó para el Honved y nos lo regresaron en cuestión de meses.

Una reflexión

En su último libro, Jorge Valdano habla precisamente del futbol y la globalización.

Y pone el ejemplo del Real Madrid y de un partido en el que Sergio Ramos era el único español en la alineación y que, por si fuera poco, ni siquiera era surgido de su cantera.

Valdano cita un artículo del filósofo Claudio M. Tamburrini: "Cuando la patria es el futbol".

"Mejor que el equipo del pueblo gane, aunque esté lleno de extranjeros, que tener un equipo étnicamente 'puro' que no le gane a nadie".

Mail: sancadilla@elnorte.com