domingo, 28 de agosto de 2016

¿Qué te pasa, Nahuel?

Por: Juan Carlos Jiménez (28 agosto 2016)

El empate ante el Veracruz dejó muy calientes a los Tigres.

Al final del juego, el portero Nahuel Guzmán entró al vestidor de los Tiburones Rojos para presuntamente encarar a Leobardo López, con quien el "Patón" se había calentado durante el partido.

Dentro del vestidor hubo gritos e insultos, pero no pasó a mayores, incluso en un intento por calmar los ánimos Guido Pizarro también ingresó al vestuario jarocho.

"No pasó nada, hubo calentura normal de un partido y después se ofrecieron las disculpas", dijo el ex rayado y hoy defensa central de los Tiburones Leo López al final del juego.

Y mientras en el vestidor se gritaban de todo, dentro de la cancha, el goleador André-Pierre Gignac también acabó muy molesto y tras el silbatazo final se dirigió primero al comisario del estadio y enseguida al árbitro Luis Enrique Santander y sus jueces de línea.

A la distancia se observaba que Gignac le decía de todo al cuerpo arbitral y tuvo que llegar Pizarro para calmarlo, sin embargo, el francés ignoró al argentino.

Después llegó el técnico Ricardo Ferretti y sólo pudo calmar un poco al delantero, quien se retiró del cuerpo arbitral aún reclamándole.

"Gignac reclamaba que el abanderado Salvador Rodríguez le había dicho 'hijo de tu pu.. mad.. y eso fue lo que calentó a Gignac", reveló el comisario en una plática informal.

"Se acercó a mí al verme de traje y con la etiqueta, pero le decía yo que le dijera al cuarto árbitro, yo no me encargo de eso".

Gignac anduvo muy caliente durante el juego; primero cuando lo amonestaron por reclamar y después cuando pidió que le marcaran un penal inexistente, por eso cuando pitó el árbitro, enseguida comenzó su persecución, mientras la afición se metía fuerte con Santander.

Al final, en la conferencia de prensa, el "Tuca" dijo que no iba a comentar nada argumentando que lo que pasaba en la cancha ahí se quedaba.

Ésta no es la primera ocasión que los jugadores del Tigres salen calientes, aunque ahora, contrario a otras ocasiones, como en los últimos Clásicos Regios, no perdieron el partido.