martes, 20 de septiembre de 2016

Llegó el día esperado

Anuncios
Por: Juan Carlos Jiménez (20 septiembre 2016)

Desde que se hizo oficial la firma de Alan Pulido con el Guadalajara, todo México esperaba con ansia esta fecha: el agarrón de hoy entre Chivas y Tigres.

El ingrediente principal del duelo es el reencuentro de Pulido con los felinos, con quienes sostuvo un pleito legal por dos años y que finalizó cuando el Guadalajara compró al jugador hace algunas semanas en 17 millones de dólares, una cifra récord para un jugador mexicano.

Tapatíos y auriazules chocan hoy a las 19:00 horas en el Estadio Chivas.

Además, Pulido se encargó de ponerle un sabor especial al partido al reconocer que aunque hoy defiende la camiseta de Chivas, su corazón le sigue perteneciendo a Tigres.

De acuerdo a los últimos ensayos del técnico argentino Matías Almeyda, Pulido será titular contra los auriazules, luego de estrenarse en la Liga el domingo contra Toluca, lo que tiene sin cuidado a Ricardo Ferretti.

"(De Pulido) No tengo ningún comentario. En 25 años me ha tocado durante mucho tiempo tener jugadores, se van, los reencuentro, estoy de contrario, hasta vuelven a jugar conmigo, cosas normales del futbol. Quieren hacer una polémica de un tema que a mí no me interesa", expresó "Tuca" ayer en Zuazua.

Con 19 puntos en el Apertura 2016, instalados en el superliderato e invictos, los auriazules visitan al Rebaño en una aduana que no es sencilla, pues en cinco años nunca han podido sacar un triunfo del inmueble tapatío, al registrar cuatro empates y tres derrotas.

Aunque aún están lejos de su propio récord de invictos en un inicio de torneo, que es de 13 partidos en el Clausura 2013, los Tigres lucen feroces en todas sus líneas.

Incluso, los felinos suelen verse mejor como visitantes contra locales que salen a proponer, lo que genera espacios que Ismael Sosa, Javier Aquino o André-Pierre Gignac saben aprovechar.

Las Chivas en casa acostumbran a ser un cuadro que va al frente gracias a la dinámica de sus atacantes, como Orbelín Pineda, Isaac Brizuela y Ángel Zaldívar, principalmente, y con recambios como Carlos "Gullit" Peña, Néstor Calderón y Javier "La Chofis" López.

Para los Tigres, el juego representa la inmejorable oportunidad de mantenerse como superlíder y mejor visitante después de que se jugó ya más de la mitad del torneo.

Y así como el sábado los felinos treparon al superliderato tras vencer al Puebla, en esta jornada de mitad de semana también lo pueden perder, si se combina con un empate o derrota ante Chivas y los Xolos vencen en casa al Querétaro.

UNA PESADILLA TAPATÍA 

Van con la etiqueta de superlíderes invictos, pero con el peso de un añejo maleficio.

Los Tigres tienen una oportunidad de oro para aliviar los males que tienen jugando en casa de Chivas, en donde no ganan desde hace siete años.

El Apertura 2009 fue la última ocasión en que los felinos pudieron salir victoriosos de la casa del Rebaño tras un triunfo de 3-1. De esa tarde, los anotadores hoy ya no están en el futbol mexicano: Francisco "Kikín" Fonseca e Itamar Batista marcaron por la causa visitante y Javier "Chicharito" Hernández lo hizo para los locales.

Desde entonces han pasado siete enfrentamientos entre ambos, rivalidad que ha registrado una marca de tres victorias para los tapatíos por cuatro empates.

De hecho, el triunfo fue cuando eran dirigidos por Daniel Guzmán y se disputó en el Estadio Jalisco, por lo que los auriazules no han ganado en el Estadio Chivas, nueva casa rojiblanca.

El buen rendimiento que Tigres ha tenido en la parte baja ha hecho que hasta ahora no haya recibido un solo gol jugando como visitante, por lo que buscará mantener cerrado el cerco jugando en patio ajeno y con la marca atenta a Alan Pulido, ex felino recién llegado del futbol de Grecia.
Anuncios