miércoles, 21 de septiembre de 2016

Ya no es lo mismo - Columna San Cadilla Reforma - 21 Septiembre 2016

Ya no es lo mismo

La noticia del pronto regreso de Gerardo Alcoba no pudo venirle mejor a Pumas dado lo visto en las últimas semanas.

Y es que para nadie es un secreto que hace ya algunos meses que el infalible Darío Verón se ha vuelto "un poquito" falible.

A sus 37 años, parece que el combustible que ha acompañado al paraguayo en sus 13 años en CU se empezó a agotar y no porque le falte compromiso o amor a la playera universitaria. Simple y sencillamente, el tiempo no perdona.

La jugada que le hizo Jonathan Rodríguez para el segundo gol de Santos el domingo es muestra inequívoca de que los reflejos y la velocidad de Verón ya no son lo que solían ser.

Sin embargo, la acción que me llevó a realizar esta reflexión no es la de Torreón, sino una que vi la semana anterior ante Gallos en Ciudad Universitaria.

Al minuto 20 y ante el poco empuje de sus colegas, Verón hizo una jugada sello suyo desde tiempos inmemoriales, cuando se fue alegremente al ataque. Desafortunadamente, la pelota fue a dar a Fidel Martínez, que no pudo siquiera centrar, provocando la contra de Gallos.

Llevado por la curiosidad, en lugar de ver el contragolpe, me quedé con Verón, quien a su vez se quedó parado en el área visitante y mientras la pelota se acercaba al arco felino con Quintana, Fuentes y Van Rankin regresando como locos, el ex capitán puma iniciaba el retorno ¡caminando!

Hace no muchos ayeres, una jugada así habría culminado con el regreso heroico de Verón, recorriendo la cancha a toda velocidad para robarle la pelota al enemigo, pero aquel domingo 11 de septiembre, Darío volvió caminando a su posición, no porque no quisiera apoyar o porque no ame a Pumas, no señor, pero el tiempo no perdona y es muy probable que esa anécdota del minuto 20 de la Jornada 8 del Apertura 2016 que, para colmo casi nadie vio, sea el inicio del fin del reinado de uno de los más grandes símbolos de la historia de los Pumas.

Apoyo total

Vaya que la actual directiva de Pumas se está sacando un 10 en el trato con sus grupos de animación, en este caso La Rebel.

Más allá de la mala fama que tiene la barra auriazul, tras enterarse de la muerte de su integrante José Luis Ibarra García, el club ha estado en constante comunicación con la familia y amigos del seguidor fallecido en Guatemala.

De hecho, me cuentan que el equipo está pensando contratar una funeraria en Tapachula, Chiapas, que vea por el traslado del cuerpo y así cumplir el deseo de sus allegados.

El mismo presidente Rodrigo Ares de Parga ha estado en algunas de las reuniones con líderes de La Rebel para darle una solución pronta al problema, del cual diiiicen que el Gobierno de México se ha desentendido un poco.

Bien dicen que en la adversidad es cuando conoces a los amigos y lo que está haciendo la directiva felina, es de aplauso.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios