sábado, 1 de octubre de 2016

¡Adíos invicto para Tigres!

Tigres perdió el invicto contra Tigres. Los auriazules fueron a León por el boleto a la Liguilla, pero se regresaron con su primera derrota del torneo, con los primeros goles en contra de visitantes y con André-Pierre Gignac prolongando su pleito con el gol.

Fueron 11 minutos fatídicos en los que el equipo de Ricardo Ferretti se derrumbó al regalar los tres goles con los que León se impuso 3-2 para alegría de unos 20 mil seguidores esmeraldas, porque unos 5 mil fueron auriazules.

Parecía que los Tigres tenían la fortuna a su favor con dos decisiones arbitrales que les favorecieron, primero con un gol anulado a Mauro Boselli por fuera de lugar inexistente y luego cuando el árbitro Óscar Macías no vio falta de Gignac en la jugada que derivó el 1-0.

El francés terminó de tumbar a Diego Novaretti y se quedó con el balón que le filtró a Lucas Zelarayán, quien se quitó la salida del portero William Yarbrough para abrir el marcador al minuto 21.

En la jugada, Novaretti salió lesionado, pero al que se le vino la noche fue a Tigres con tres fallas garrafales.

En su intento de retrasar un balón, José Francisco Torres se lo filtró a Boselli que dentro del área lo cedió a Elías Hernández para que empujara el 1-1 al 33'.

Sería el inicio de la cadena de errores, porque al 40' cayó el 2-1 cuando Nahuel Guzmán quiso salir jugando y Germán Cano interceptó el balón, el cual le cayó a Boselli que sólo lo empujó de cabeza al fondo del arco.

El segundo regalo de Nahuel vino al 44' cuando respondió a las burlas de los aficionados por su oso y el árbitro lo castigó con tiro libre indirecto que Luis Montes colocó al ángulo para el lapidario 3-1 que fue festejado con el cántico: "¡Corococó, corococó, el que no salte es un Tigre maricón!".

En la compensación, Tigres pudo volver al partido, pero Gignac falló el penal que le había cometido Ignacio González a Hugo Ayala.

Ante la desventaja, "Tuca" sacó al "Gringo" y metió a Luis Quiñones por izquierda, con lo que Javier Aquino bajó a la media para recuperar balones y acarrearlos al frente como en el contragolpe que armó con Gignac que terminó con disparo del francés al poste.

León reaccionó, pero Cano perdonó a Tigres al disparar demasiado cruzado luego de que un pase filtrado por Efraín Velarde lo había dejado solo ante Nahuel.

Al 70' el que salió fue Zelarayán y entró Andy Delort en su lugar para que Gignac jugara más retrasado y tuviera más contacto con el balón.

La idea funcionó dos minutos después cuando Gignac llevó la pelota a los linderos del área, se la cedió a Quiñones y éste filtró a Sosa, quien definió sobre la salida de Yarbrough, pero Navarro salvó en la raya.

Tigres volvió a conectarse hasta el minuto 90 en una jugada por derecha que provocó el autogol de Aldo Rocha cuando Delort se alistaba para rematar su primer gol en México.

Al final, Ferretti terminó molesto con el árbitro, pero los villanos anoche fueron "El Gringo", Nahuel y Gignac.