martes, 4 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Mural | 04-10-2016



Casualidades arbitrales

Ahora sí, el Veracruz está dándose cuenta lo que es amar a Dios en tierra de indios.

Es un refrán, no es que los jugadores de los Tiburones sean todos muy religiosos y los árbitros... bueno, no sé, pero así se dice.

Siempre les he dicho yo que los árbitros no son tendenciosos o están "vendidos", pero también les he comentado que son humanos y su mayor virtud no es tener una gran personalidad, ser disciplinados o ser honestos, sino tener buena memoria.

Así es, si algo tienen en común los silbantes es que no olvidan fácilmente y tienen una gran unión, al menos hacia el exterior, ya dentro de su clan o en cortito sí se critican con todo unos a otros, aparecen los celos, etecé, etecé.

Pues ahora Fidel Kuri se está dando cuenta de todo esto, pues curiosamente desde que se le ocurrió ponerle una cachetadas guajoloteras a Edgardo Codesal los árbitros han hecho de las suyas.

Ojo, no digo que descaradamente los hayan robado, que marquen cosas que no son ni que inventen penaltis, pero, como siempre les he comentado, simplemente las dudosas jamás se las marcarán a favor.

Prácticamente todas las que les han señalado han sido apegadas al reglamento, sólo que esas reglas son medias laxas, interpretativas, de manera que si viene un reclamo de Gabriel Peñalba, por ejemplo, César Ramos pues le aguanta un reclamo, ya el segundo, pum, tarjeta amarilla.

A otros equipos podrían aguantarles más, pero como el diputado que anda de dueño paseando en helicóptero con el dinero de nuestros impuestos le declaró la guerra al gremio, pues ahí están las consecuencias.

Y de seguro que lo que reveló el argentino, de que el silbante le había dicho que soltara el balón rápido de primera es cierto, así son los silbantes, a veces por fastidiar y otras simplemente porque se sienten jugadores o entrenadores frustrados.

Si no me creen, pregúntenle a Chiquimarco, quien quiere ser DT, pero como nomás no le llamó ni el Mentolathum Rayo, pues acabó de comentarista.

Conclusión: si alguien quiere que su vida en el futbol sea una pesadilla, que se pelee con los hombres de negro (y no me refiero a Tommy Lee Jones y Will Smith).

Por si las de hule

Al Atlas, como casi cada año, se le están cargando las pulgas.

De por sí la lana no les alcanzó más que para tener dos defensas centrales, pues ahora que los dos están lesionados y los dos contenciones han tenido que salir al quite, resulta que ya hay dudas de quién va a jugar en 12 días contra el Querétaro.

Por un lado, les viene bien el receso de la Fecha FIFA, pero como Rafael Márquez se va la próxima semana a jugar una cascarita con el Papa (hay niveles), ya están contemplando a otro defensa por aquello del "no te entumas".

El capitán juega el miércoles, deberá andar viajando el jueves y podría llegar el viernes, si bien le va, pero como cada semana se les entume un defensa no saben en qué condiciones podría estar después del trajín.

Encima hay que considerar que el Profe Cruz quiere a Gaddi Aguirre menos que a su yerno. Para que me entiendan, ¿se acuerdan cuando en el barrio elegían dos equipos entre los lídercillos de la cuadra y siempre se quedaba uno al final al que ya nomás le decían "pos vente"? Bueno, pues así está el pobre Aguirre.

Si ya se habían emocionado con que de algún lado contratarían un zaguero, los aterrizo: no es así, simplemente hoy se integrará Luis Ramos al primer equipo, un chamaco de 25 años que debutó con los Zorros hace algunos ayeres, jugó unos 8 partidos de Liga MX y otros de Copa MX.

Después de deambular por divisiones inferiores, lo han mandado llamar para que deje la Segunda División, por si se llega a ofrecer en la siguiente jornada, ya ven que Stiven Barreiro y Leiton Jiménez están fuera de circulación.

A como andan las cosas les sugiero que el sábado en el amistoso contra el Cruz Azul jueguen los suplentes de los suplentes, no vaya a ser que sigan cayendo soldaditos.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios