viernes, 14 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 14-10-2016

El gran vencedor

¿Saben quién fue el verdadero ganador en el Centenario del América?

Ni se lo imagina la directiva de las Águilas, pero les voy a contar que el centro comercial que se encuentra frente al Nido de Coapa tuvo el 12 de octubre un día de perlas por todos los refrescos, aguas, papitas, chapatas, frutas, bebidas energéticas, yogurths y demás chuchulucos que les consumieron las decenas de seguidores que se dieron cita para vivir la celebración del club de sus amores desde la banqueta.

Incluso los del estacionamiento de Plaza América, como bien dieron en bautizarla hace unos años que la construyeron, también hicieron su agosto, pues por más que los usuarios que atiborraron el lugar (generalmente ocupado al 30 por ciento de su capacidad) fueron a sacar su sello de dos horas gratis a la tienda ancla, casi todos le tuvieron que apoquinar con 60 pesotes en promedio para sacar sus naves.

Bueno, hasta un local pequeño de tortas vendió más de lo habitual, pues la mayoría de los americanistas llegaron sin desayunar muchos prefirieron entrarle a las de jamón y pierna en lugar del pan empaquetado.

Las botellas de aguas fueron lo más socorrido, pues con el calorón que se desató la sed estuvo de a peso entre la banda que esperó a ver si a la dirigencia azulcrema se le ablandaba el corazón y la dejaba pasar, para mirar, aunque fuera de lejos, a sus ídolos, lo cual no ocurrió.

Pero eso sí, Plaza América, ya deseando que las Águilas cumplan 200 años...

El autógrafo prohibido'

Pues ahora resulta que con un par de llamados a la Selección Nacional, El "Pikolín" Palacios ya es toda una celebridad, a tal grado que hasta los aficionados de los rivales se acercan a saludarlo y a pedirle autógrafos.

Sucede que un grupo de aparentes seguidores de los Pumas acudieron a CU para tratar de ver a algunos de los jugadores y tomarse una fotografía con ellos o al menos saludarlos.

Y el jugador que respondió más a las peticiones fue el "Pikolín", pero me salió bien organizado, porque dijo que atendería a todos, más de 20, pero si hacían una fila y con orden, a lo que rápido respondieron los aficionados.

Pero resulta que entre uno de los que se formó estaba un "colado" seguidor del América que, como traía una playera de color neutral, no tuvo reparo en meterse a la hilera y aguardar a que le tocara su turno, hasta que uno de sus compañeros le gritó cuando estaba justo a un lado de Palacios: "¡Pero si le vas al América! ¿Para qué quieres su autógrafo?".

El aludido se puso de todos colores y sólo sonrió nerviosito, pues ya tenía al "Pikolín" enfrente, pero lejos de ponerse pantera, el portero felino dijo que no había problema y con una sonrisota le firmó la playera al americanista, dejando en claro el tamaño de la víscera que hay adentro del tórax del “Piko".

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios