lunes, 17 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 17-10-2016



Si te vi ni me acuerdo

La carrera del Centenario del América tuvo de todo: familias felices, parejas derramando amor, el Nido de Coapa como escala intermedia, el Estadio Azteca como testigo, y claro, la indiferencia que manejan Ricardo Peláez y Alfredo Tena.

Y es que me contaron que mi "Capitán Furia" se aventó la ruta completita de 10 kilómetros y cuando llegó a la meta no le echó ni los ojitos al presi de las Águilas, ya ni porque el directivo anduvo por ahí en la zona de meta de la prueba desde bien tempranito, echándole porras a su esposa, a Pepe Romano y a los aficionados.

Pero cuando Tena cruzó la meta, no se voltearon ni a ver y fue tal la frialdad que hasta el Coloso de Santa Úrsula debe haber temblado...

Y cómo no, si Alfredo no olvida que en la agonía de la era Michel Bauer en la presidencia del club, fue el "Capi" el que agarró los despojos del equipo que dejó Carlos Reinoso, por allá de 2012 y alguien le prometió que en el nuevo proyecto él sería el entrenador, pero eso no sucedió cuando apareció Peláez con un plan de trabajo ya armado y Miguel Herrera como técnico. Aunque diiicen que lo que más le hace hervir la sangre aún al "Capi Furia" es que en aquel entonces le propusieron quedarse con las fuerzas básicas así como de consolación, lo cual fue rechazado por Tena, quien así salió del club de sus amores lleno de desamores...

Pero los que sí le prodigaron amor ayer a Tena fueron los cientos de fans con los que coincidió durante la parte final de la carrera y con los que, pese a ya estar golpeado por el esfuerzo, se tomó todas las fotos que le pidieron.

Un líder en aprietos

Xolos es el líder del Apertura 2016 pero en sus filas hay tensión.

La relación entre el atacante Dayro Moreno y el técnico Miguel Herrera no es la mejor.

Fíjense que el delantero colombiano es el máximo romperredes del Apertura 2016 con nueve tantos pero a veces no entiende las decisiones del "Piojo". Para muestra, lo vivido el sábado en el América-Xolos disputado en el Estadio Azteca.

El goleador y capitán del Tijuana abandonó muuuy molesto la cancha al minuto 73, cuando sacudió la cinta de capitán antes de dársela a su paisano Avilés Hurtado.

Luego se metió a su banca agarrando camino por la mitad de la cancha, sin voltear siquiera a ver a su entrenador Herrera, quien todavía lo miró como esperando que le dijera algo.

Y es que me contaron que no es la primera vez que arma estos berrinchitos, pues ya Moreno se ha molestado en otras ocasiones y hasta suele arrancar la semana de entrenamientos con cierta molestia, hasta que El "Piojo" le explica el porqué de la situación.

Sin embargo, ya me platicaron también que no porque Dayro sea un goleador histórico de los Xolos, el buen Herrera va a seguir aguantándole sus berrinches.

El día que la gota derrame el vaso, de mí se acuerdan.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios