viernes, 28 de octubre de 2016

¿Se calienta para el Clásico?



Desde que festejó con frío su último gol ante Puebla, André-Pierre Gignac ha estado apagado.

Ya son cuatro partidos sin anotar los del francés, algo que le sucede por primera vez desde que llegó a los Tigres, que esperan que no haya quinto malo.

La esperanza para los auriazules es que es muy raro que Gignac no esté encendido con el gol, pues desde el 2011, cuando estaba en el Olympique de Marsella, que no liga cinco partidos sin anotar.

En aquella ocasión, también venía de una lesión, como ahora que se perdió los partidos ante Pumas por la Liga y el del Herediano en la Concachampions, debido a una contractura en la pierna izquierda.

Aunque contra la UNAM estaba listo para volver, el francés prefirió cuidarse para el Clásico, denotando las ganas que tiene de hacerle un gol a los Rayados, después de irse en blanco en los últimos tres enfrentamientos.

Sus ansias de anotarle al Monterrey debieron aumentar en esta semana cuando escuchó a Walter Gargano y a César Montes demeritar su calidad. Si estaba frío, esos comentarios debieron calentarlo.

Tras trabajar diferenciado el lunes, Gignac ha entrenado al parejo desde el martes y ayer se pudo ver que volverá a la titularidad en un cuadro con vocación ofensiva.

El técnico Ricardo Ferretti planea mantener el once con un sólo contención natural que obtuvo los triunfos ante Herediano y Pumas, en ambos anotando tres goles.

Entre los titulares que estaban en el interescuadras sostenido ayer a puerta cerrada de la cancha del Estadio Universitario, se vio a Lucas Zelarayán de "8", colaborando con Guido Pizarro en la recuperación.

También se vio a Luis Quiñones en su posición de extremo derecho, por lo que el resto del ataque será conformado con Javier Aquino por izquierda e Ismael Sosa de segundo delantero junto a Gignac.

Con la casaca de los suplentes estuvo el francés Andy Delort, quien ocupó el lugar de su compatriota mientras estuvo lesionado.

Se pensaba que José Francisco Torres volvería a la contención titular por tratarse de un Clásico, pero ensayó como suplente, en una prueba de la postura ofensiva de "Tuca" para recibir a los Rayados.

Con ese aparato de ataque y las voces rayadas que dicen que no es el mejor de México y que es un pan, Gignac no tiene de otra más que calentarse con goles.
Anuncios