martes, 29 de noviembre de 2016

25 de diciembre, día feliz o maldito



Por: José Ramón Fernández (29-noviembre-2016)

Señoras y señores, el Clásico del futbol mexicano defraudó.

Chivas, que llevaba la ventaja por su posición en la tabla, se encontró con un primer tiempo donde no pasó nada y en el segundo la mala marca sobre Oribe Peralta le cambió el partido.

Cisneros deja solo a Peralta cuando lo debía haber estado marcando alguien con más experiencia que juega atrás, y el delantero del América no perdona.

¿Dónde estaba en ese momento Carlos Salcido o Jair Pereira? Ni modo. Guadalajara intentó, buscó, pero no tuvo ideas. Es un equipo que jugó bien algunos partidos de la temporada, pero perdió ritmo en la última parte del torneo.

Y el América encontró en Ricardo La Volpe un hombre importante que colaboró con sus gritos, con sus amenazas a la Federación acerca de que estaba en contra del América.

Llamó la atención, presionó y finalmente consiguió lo que él quería: eliminar a Chivas.

El América va a enfrentar al Necaxa en una Semifinal y Tigres va contra el León en la otra y ahora viene otro problema serio para el futbol mexicano.

¿Qué pasará si el América clasifica a la Final? Que viajará a Japón al Mundial de Clubes y mientras tanto, el otro finalista deberá esperar 18 días sin rivales ni Liga, ¿cómo va a mantenerse en ritmo?

Imagínense ustedes a Gignac que acaba de tomar su racha anotando tres goles, que está en forma física perfecta, esperando a que regrese el América de Tokio.

Mala planeación de la Liga, de la Federación con sus directivos que se enojan de todo y por todo, pero que estarán contentos mientras el América avance.

Mientras las Águilas festejen su centenario, no hay problema; mientras consiga el título, no hay problema porque el Mundial de Clubes no lo va a ganar ni de broma, pero al menos el título en México van a tratar de dárselo como sea.

Por lo tanto, señoras y señores, vuelve a surgir la mala planeación del futbol mexicano en un momento clave.

Dígame usted cuándo ha visto que se juegue una Final, la que usted quiera, en 25 de diciembre, pero el rival habrá esperado un tiempo considerable parado, sin actividad competitiva para no perder la calidad de sus futbolistas y el América vendrá de un viaje largo y la situación será una situación de campeonato que será, muy probablemente, desabrida.

Algo que se pudo evitar, no supieron aplicar una fecha doble que pudo haber resuelto esta situación. No la quisieron hacer o no lo supieron, o son unos ignorantes que no saben trabajar los calendarios.

Que Dios los acompañe y ojalá el Necaxa elimine al América para que se acabe todo antes de la Navidad.
Anuncios