jueves, 17 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Mural | 17-11-2016



Te llamabas, Libertadores

Ni le busquen. Ni le rasquen. No hay vuelta atrás: México está fuera de la Copa Libertadores.

Por supuesto, mis filosos lectores, que a estas alturas ya deben estar enterados que es cuestión de tiempo para que se haga oficial que los clubes tenochcas no participaran más en el torneo más importantes del continente.

Al cabo que ni queríamos.

Digo, los equipos mexicanos nunca dejaron de ser tratados como arrimados (sobre todo con esos arbitrajes tendenciosos), a pesar de que en cuestión de ratings y patrocinios fueron los que llevaron esa fiesta al siguiente nivel.

¿Pero cómo fue llegamos a esto? Ah, pues sírvanse otro cafecito que esta historia no tiene desperdicio.

Resulta que ya de tiempo atrás, esa cosa-nostra que algunos llaman Conmebol traía la idea de agrandar el torneo con la más clara intención de agrandar los ingresos que agrandaran sus carteras, por más que la versión oficial sea la de dar más oportunidades a otros clubes.

A esas reuniones-pachangas que organizaban los conmefiosos en Asunción acudía Víctor Guevara, quien cobra como director de operaciones de la Liga MX, en representación de la versión futbolera del "Güiri Güiri", Enrique Bonilla.

Pues desde hace año y medio, aproximadamente, comenzaron las charlas entre los representantes de las Ligas para expandir la Libertadores, sobre todo por los movimientos que se necesitaban programar en los calendarios.

-México ¿Tiene algún inconveniente?

-No, ninguno, respondía Guevara.

Así que la fecha llegó, comenzaron a correr el lápiz sobre el papel y, cuando el enviado mexicano trajo la información, en la Liga MX y en la Femexfut pusieron el grito en el cielo.

Por lo que a la siguiente reunión se presentó Guevara para protestar por los cambios propuestos en el calendario.

-A ver, Guevara, pero si usted venía a las juntas y no ponía objeción.

-Pues sí, pero es que yo no tengo poder de decisión.

-¿Pues entonces para qué viene?

¡Tómala!

¿Se pudo haber salvado? Probablemente. Pero es aquí donde entra a escena el duopolio que maneja nuestra televisión para hacer un jaque mate que habían esperado durante años.

No sé si se acuerden, pero originalmente la Libertadores la negoció Alejandro Burillo, en 1998, cuando le compraron en 200 mil dólares al campeón y subcampeón venezolano el derecho a jugar una eliminatoria -más 150 mil por derechos de transmisión, más chicles y palomitas-, pero con la doble intención de obtener las transmisiones para Televisa, cuyos intereses en aquel entonces representaba el "Güero".

Luego vendría la Pre-Libertadores, la Pre-Pre-Libertadores, la Interliga y no sé cuantos torneos y partidos más, que sirvieron para generar contenidos, que ya compartían Televisa y TV Azteca.

Peeero, en 2005, con la irrupción de la empresa Torneos y Competencias -que después se sabría sobornó a punta de dólares a los conmefiosos-, rompieron con las televisoras mexicanas y le vendieron los derechos a Fox Sports.

Televisa y TV Azteca se la tuvieron que tragar y, en su triple rol de juez-y-parte-y-dueño del futbol mexicano, decidieron dejarla de esa manera con la idea del roce internacional que tendrían los clubes del País.

Sólo que el momento de dar el manotazo en la mesa llegó y la coyuntura perfecta apareció... gracias a Guevara.

Los clubes mexicanos por supuesto que quieren seguir jugando Libertadores, pero tienen que negociar con las televisoras porque la ampliación del calendario se empalma con la Liguilla, que se juega en verano, y no es posible enfrentar con seriedad ambos torneos.

El duopolio le hizo ver a los clubes que ellos eran sus principales generadores de ingresos -por derechos de televisión- y que no era justo que dejaran para la Liguilla a cuadros alternativos, cuando en cuestión de ratings era donde podían desquitarse.

Y como ya saben quién manda en el futbol mexicano ¡Pum! Ni para dónde hacerse.

No se me confundan. Aquí no hay héroes, villanos ni víctimas. Todo es cuestión de negocios.

Claro, tengan por seguro que no se habría llegado a esto de no ser por el mentado Guevara. Eso sí ¿Lo paseado quién se lo quita?

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios