miércoles, 2 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 02-11-2016



Un tipo con antecedentes

Resulta que con esto de la separación de tres jugadores de Jaguares por una indisciplina que ocurrió el pasado fin de semana, me enteré de que al parecer hay un "cabecilla" que no ha sido la mejor influencia dentro del plantel, y que tiene un considerable historial de mañas y situaciones que ya le han cerrado también las puertas en otros lados.

Resulta que el uruguayo Carlos Núñez fue uno de los implicados en esta situación con el equipo chiapaneco, pero diiicen que no es la primera vez que se le señala por no ser del todo profesional.

Antes de llegar a Chiapas, el charrúa estuvo en el Racing de Avellaneda, en Argentina, donde se pagó un dineral por su traspaso, pero resultó que no respondió de la mejor forma, además de que comenzó a llegar tarde a las prácticas, sobre todo en cuanto no se le consideró para el cuadro titular por no tener tan buen rendimiento.

Esto colmó la paciencia de la directiva de Racing, que buscó la mínima chance para deshacerse de él, y así llegó Chiapas FC como el pretexto ideal para quitarse el problemita de encima.

Pero rascándole, me enteré de que Núñez tuvo un comportamiento muuuy parecido aún antes de llegar a Racing, en el Peñarol de su país, ya que ahí la pasó en el banquillo la mayor parte del tiempo, pero por lesiones que al parecer no siempre fueron verificadas por el cuerpo médico del club. Ocurrió que cuando un entrenador no llegaba a ponerlo de titular, de pronto el jugador se quejaba de molestias y dolores para no entrenar, pero cuando llegaban a revisarlo, los médicos decían que no presentaba problema alguno.

Así que desde entonces ya tenía la maña de no entrenar si no era considerado en el primer equipo. Aplicó la del "lesionado" en Peñarol y la de las llegadas tarde en Racing. Y ahora vuelve a "darse a conocer", esta vez con los pobres Jaguares, que de por sí ya padecen en el sótano de la tabla como para tener que aguantar a fichitas de este tipo.

¿Comercial escondido?

En los últimos días vi a Eduardo Herrera más preocupado por alentar a la gente a ver el Gran Premio de México por cierto canal de paga, que por luchar por su regreso a la titularidad en Pumas.

Desde el jueves pasado, el delantero publicó en Twitter un "cuasi" comercial respecto a la carrera de la Fórmula 1 y su recomendación de verlo por la "televisora oficial".

Esta acción se repitió el sábado, y el domingo, de plano, el atacante subió una foto junto a su novia en el Autódromo Hermanos Rodríguez a un lado de la rigurosa recomendación televisiva.

Neta que no quiero pensar mal, pero como ya sé cómo se manejan las cosas en las redes sociales, pues no hace falta ponerle mucha imaginación para suponer que Lalo se llevó una lana y sus boletitos para el Gran Premio, porque ¿hacerlo de cuates? Nahhh.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios