viernes, 11 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 11-11-2016



Muy cotizado

Todavía no termina el Apertura y a Joffre Guerrón ya le están saliendo novias.

Aunque las expectativas eran altas a la llegada del "Dinamita" a Cruz Azul, la realidad es que ahora podría estar cerca de salir. Entre que ya no convence mucho a la directiva de La Máquina y que tampoco es de los preferidos de la afición, el ecuatoriano podría tener un escape de salida, pues hay tres equipos de la Liga MX y uno más de Ecuador que estarían muy interesados en llevárselo.

¿Quiénes son? Bueno, uno les adeuda salarios de un par de meses a sus jugadores, el otro se viste de rojinegro y el último nada en las aguas más profundas de la lucha por no descender.

El otro, el de afuera, es el Emelec, pero es más un deseo "guajiro" porque no llegan al precio.

Sobrecupo

Hubo algo de relajo para el acceso de los invitados a la ceremonia de investidura al Salón de la Fama, y desde luego no me refiero a los homenajeados, sino a personalidades e invitados que se encontraron con que ya no había lugares para ocupar dentro del auditorio.

Entre los que sufrieron estuvieron miembros de Pumas, no exactamente jugadores o cuerpo técnico, sino algunos acompañantes del vicepresidente deportivo Sergio Egea, que tuvieron que quedarse afuera al no tener la contraseña que se canjeaba por el boleto de invitado que llevaba cada uno.

Así que el único representante de los felinos que apareció ya adentro para ver la ceremonia fue Egea. Los demás no sólo no pudieron ingresar, sino que tuvieron que arreglárselas para cubrirse de la lluvia que apareció en Pachuca a la mitad de la ceremonia.

Nada formal

Alguna vez me comentaron que a un jugador del León no le gustaba vestir ropa formal cuando no trae el uniforme, aun en los eventos más glamorosos, como la ceremonia de investidura al Salón de la Fama.

Resulta que a la comida previa a la ceremonia llegaron varios jugadores de La Fiera muy bien vestiditos, con traje oscuro y corbata verde, entre ellos Mauro Boselli, Diego Novaretti o Luis Montes, y detrás de ellos entró muy apurado el director deportivo, Rodrigo Fernández, también muy trajeado y con otro atuendo similar en el brazo que llevó hasta la parte trasera del salón a toda prisa, pese a que ya estaban los invitados a punto de empezar a comer.

Cinco minutos después apareció en escena, también desfilando entre las mesas, Andrés Andrade, con pantalón de mezclilla y playerita, y dirigiéndose a donde ya lo esperaba Rodrigo.

Mucho tiempo después, ya con la ceremonia en marcha, reapareció el "Rifle", impecable, con saco y corbata verde, junto a Luis Montes... otra vez tarde.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios