jueves, 17 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 17-11-2016



Te llamabas, Libertadores

Por mucho que no haya declaración oficial, México está fuera de la Copa Libertadores.

Pero en lo que alguien sale a comunicar que los clubes de la Liga MX se bajan de la nave, déjenme les cuento cómo se llegó a la situación actual y quién tiene la "culpa".

Resulta que desde hace muchos meses, la mafia de la Conmebol tenía la intención de agrandar el torneo para así incrementar sus ganancias y por ende las chequeras de sus dirigentes con el pretextazo de darles chance a más clubes.

Bueno, para darle forma a esas bonitas intenciones, se realizaron reuniones con cierta regularidad en Asunción, a donde acudía un sujeto de nombre Víctor Guevara, quien cobra como director de operaciones de la Liga MX, en representación de Enrique Bonilla.

Cuentan que desde hace año y medio comenzaron las elucubraciones para ampliar el torneo y que, cuando le preguntaban a Guevara que si tenía algún inconveniente, siempre contestó que no, por lo que, llegado el momento, se redactó la famosa propuesta, pero, cuando la trajo Guevara, aquí pusieron el grito en el cielo.

Acto seguido, se presenta Guevara a la siguiente reunión con la protesta por delante... y el resto ya lo sabemos.

Lo que no se comenta mucho es que justo aquí es donde cierto duopolio televisivo vio la oportunidad de cobrarse una vieja afrenta.

No sé si se acuerden, pero, originalmente, la Libertadores la negoció Alejandro Burillo Azcárraga en 1998, cuando le compraron en 200 mil dólares al campeón y al subcampeón venezolanos el derecho a jugar una eliminatoria -más 150 mil por derechos de transmisión-, pero con la doble intención de obtener las transmisiones para Televisa, cuyos intereses en aquel entonces representaba el "Güero".

Luego vendría la Pre-Libertadores, la Pre-Pre-Libertadores y la Interliga, que sirvieron para generar contenidos que ya compartían Televisa y TV Azteca, peeero, en el 2005, con la irrupción de la empresa Torneos y Competencias -que después sobornó a los de Conmebol-, rompieron con las televisoras mexicanas y le vendieron los derechos a Fox Sports.

Televisa y TV Azteca se la tuvieron que tragar y decidieron dejarla así con la idea del roce internacional que tendrían los clubes mexicanos.

Pero la hora de la "venganza" parece haber llegado... gracias a Guevara.

Aunque los clubes mexicanos quieren seguir en Libertadores, el nuevo calendario se empalma con la Liguilla del Clausura y no es posible enfrentar con seriedad ambos torneos.

Bajita la mano, el duopolio les hizo entender a los clubes que no pueden darse el lujo de jugar la Liguilla con cuadros alternativos porque la mayor parte de su lana viene de la tele... y pues por eso hoy en día todo mundo está resignándose, aunque, de no haber sido por Guevara, tal vez otra cosa habría pasado, pero bueno, lo paseado ¿quién se lo quita?

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios