lunes, 28 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma | 28-11-2016



Se March... esín al Nido

Agustin Marchesín ya no está a gusto en Santos y todo a partir de que el conjunto lagunero se negó a negociar con Boca hace 6 meses.

Ésta sería la principal razón por la que dejaría Torreón para mudarse a la Ciudad de México el próximo torneo, en el que jugará para un equipo cuya sede está en Coapa.

Aunque la operación por el portero está prácticamente cerrada, hay hermetismo al respecto porque a la directiva del América quería mantener todo calladito para irse en paz al Mundial de Clubes.

A ver si entre tanto movimiento, Moisés Muñoz no acaba poniéndose nervioso y sale desconcentrado a las Semifinales del Apertura 2016 o, peor aún, a la competencia en Japón, a menos que Ricardo La Volpe decida poner a Hugo González, quien buscaría despedirse de la mejor manera. Sí, despedirse...

Harto de la banca

Desde hace un par de meses, Hugo externó a la directiva su deseo de cambiar de aires, al sentir como una tomada de pelo el que Nacho Ambriz lo hiciera titular y, sin razón deportiva y de la noche a la mañana, devolviera el puesto a "Moy".

En aquel tiempo, cuando no se renovó el contrato al veterano portero, se llegó a pensar que la transición estaba cercana, pero la dirigencia dio un año más a Moisés y ahí tronó la cosa.

Hugo lleva años esperando y no quiere que le pase como a Leonín Pineda, a quien no pusieron a jugar y le negaron la oportunidad de irse a Xolos, con el que, en calidad de cedido, había subido a Primera. Después se perdió en el Ascenso, donde ahora, a los 30 años, juega para los Potros de la UAEM.

González sabe que pasa por un gran momento porque su disciplina personal y su reciente paternidad lo han hecho crecer.

En Monterrey, un entrenador argentino que ya lo dirigió en el Nido le tiene muchísima confianza, por lo que Hugo está a punto de rayarse, por más que vaya a competir con el portero de la Selección de Ecuador por el puesto.

Vuelve a armarse

La salida de Marchesín del Santos dejará un hueco grande, pero ya hay reemplazo: Jonathan Orozco.

El guardameta de Rayados ya habría llegado incluso a un acuerdo económico con los laguneros.

El otro que ya pertenece a los albiverdes es el argentino Julio Furch, pese a que todo mundo se enteró antes que él: su ex club Veracruz, su nuevo equipo, la prensa y redes sociales, todos supieron antes que el delantero, quien desmintió el pase en Twitter, pero después lo ratificó, luego de que por fin hablaran con su agente.

Como siempre en el futbol mexicano, los futbolistas son tratados como objetos y los intercambian sin necesidad de avisarles. Desgraciadamente pocos respingan...

Mail: cadilla@reforma.com 
Anuncios