domingo, 4 de diciembre de 2016

Columna San Cadilla Mural | 04-12-2016



El portero más grande del mundo

El primer futbolista estrella y éxito taquillero, como hoy Neymar, Messi o Ronaldo, se llamó William Foulke (Shropshire, Inglaterra 12 de abril de 1874).

"Fatty" apodo que le pusieron por su complexión y medidas, 2.01 metros de estatura y 150 kilos de peso, según documentos sobre el guardameta, fue el jugador mejor pagado del mundo en los inicios del siglo 20.

¿Qué podría ofrecer un futbolista de estas características? En lo deportivo ficharlo era una apuesta, sin embargo, el Sheffield United fue visionario y, con un pago de 20 libras, consiguió los servicios del portero, aunque la prensa dudaba sobre lo que alguien con esas condiciones de "fenómeno de circo" pudiera darle al equipo.

"Con Foulke, el Sheffield United se llevará muchas palizas. Foulke es uno de esos tipos grandes de los que se sientan en la esquina de la barra del bar y muestran su torpeza de hombre grande", se publicó en la prensa de la época.

Foulke hizo su debut en la Liga el 1 de septiembre de 1894; con su club ganó dos títulos de la Copa FA y el único de Liga que ostenta el Sheffield en sus vitrinas.

Con el título en su poder, el Sheffield no dudó, como hoy lo hacen los grandes, en blindar a su estrella y pagarle ¡tres libras a la semana! Esa cifra suena como de risa hoy, pero en aquellos días el salario semanal promedio de un jugador de Liga inglesa era de una libra.

Pero el romance con el Sheffield terminó cuando el Chelsea, fiel al estilo de los tiempos actuales, lo fichó por 50 libras, una marca para su tiempo.

En su debut, al más puro estilo de una estrella, el portero detuvo un penalti y desde el inicio fue nombrado capitán de los Blues.

LOS PASTELES

"Who ate all the pies?" es un canto del futbol inglés que los fans de un equipo usan contra un jugador rival cuando se ve un poco pasado de peso. Se traduce: "¿Quién se ha comido todos los pasteles?". Hoy es común en la Liga Premier y, se dice, que tuvo su origen con "Fatty".

Sin una fuente que lo confirme, entre las leyendas que rodean a este singular portero se dice que su gusto por la comida era todavía mayor al que tenía por el futbol y que, precisamente, sus kilos se los debía a los banquetes, que degustaba aunque su equipo tuviera un partido ese día.

"No me importa cómo me llamen, siempre y cuando no me llamen tarde para mi almuerzo", declaró en alguna ocasión vez el gran "Fatty".

Afirman que lo de los 150 kilos fue parte de los datos agregados para hacer más grande su leyenda, que en realidad llegó a pasar de los 100 sobre el final de su carrera, pues en sus inicios pesaba 84.

PROTAGONISTA

Ver baloneros en partidos es algo tan común y tal vez nadie ha reparado en pensar cómo surgió la idea de poner a niños a recoger y entregar pelotas.

Se cuenta que en su etapa con el Chelsea, la directiva, en un afán de hacer más grande la figura de "Fatty" e impresionar a los rivales, se colocaban a dos niños en cada poste de la portería.

Así daba la impresión de que el portero era aún más grande. Al estar a un lado de la portería, los balones que se iban por un lado eran devueltos a "Fatty" por los niños.

Foulke era un líder, no sólo por sus condiciones físicas, pues se tomaba en serio su papel de portero. En una ocasión, molesto por una decisión arbitral, habría perseguido a un árbitro hasta una tienda en la que el silbante encontró refugio. Ahí, a punto de derribar la puerta, "Fatty" habría sido detenido y disuadido por comisarios de la Liga para que no golpeara al silbante.

El portero fue protagonista de un libro titulado "Coloso: La Verdadera Historia de William Foulke".

ESTRELLA APAGADA

Todo lo que sube tiene que bajar y la estrella poco a poco se apagó.

Luego de jugar con el Chelsea, "Fatty" se fue al Bradford City y su retiró llegó en 1907, no en las condiciones económicas que el portero hubiera deseado, sobre todo porque llegó a ser el futbolista mejor pagado del mundo.

Las leyendas en torno a este singular guardameta son muchas.

Se cuenta que, una vez retirado y en busca de dinero para mantenerse, acudía a diferentes pueblos a montar un espectáculo en el que los espectadores tenían la oportunidad de marcarle gol a "Fatty".

Murió el 1 de mayo de 1916, a los 42 años; se dice que fue por cirrosis hepática o neumonía, aunque ninguna de las dos versiones está confirmada.

Antes de los millonarios contratos que hoy deslumbran en el futbol, el portero más grande de todos los tiempos, al menos en lo físico, deslumbró en las canchas de Inglaterra y dejó un legado, por lo menos porque fue quien se comió todos los pasteles.

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios