lunes, 16 de enero de 2017

Columna San Cadilla Norte | 16-01-2017



Árbitros hartos

Señores, el tema que les voy a tocar no es algo menor. Es algo que merece todo mi reconocimiento y aplausos para el Club de Futbol Monterrey.

Vamos por partes. Lo iré explicando en el desarrollo de la columna, pero -insisto- "me paro de pie", como dice mi compa Jorge Pietrasanta, por lo que hizo la institución Rayada.

Primero el contexto, algo que se relaciona no con lo hecho por el Monterrey, sino con el tema.

Créanme, quienes tienen una enorme presión actualmente en el futbol, son los árbitros de la Liga MX.

Ellos son siempre los malos de la película. Si marcan una falta, los del equipo "X" les reclaman, y si marcan para el otro lado, los jugadores del equipo "Y" también se molestan y reclaman.

Total, jamás, pero jamás el árbitro saldrá bien librado. Tienen, los silbantes, una enorme desventaja en el futbol, sobre todo por la tecnología que existe en los medios de comunicación.

Todo mundo les mienta su mamá. Todos los critican, todos los juzgan, los acusan de rateros, de tendenciosos, de querer favorecer a un equipo y de querer perjudicar al otro.

Total, ellos son, en pocas palabras, el apestado de la familia del futbol.

Pero, ¿y el futbolista y/o técnico y/o directivo no tienen igual de culpa que esto pase?

Hace días tuve una buena charla con un líder de los silbantes (uno de mis Judas con Pito).

"¡Nosotros somos siempre los culpables. Chécalo. Si pitamos para un lado, los jugadores del otro se encargan de hacer ver que cometimos un error, y si pitamos para el otro, los del otro hacen lo mismo. Total, no mamen!", me dijo algo molesto, sobre todo por el tono en el que habló.

"Se tiran en el área. Si marcamos penal, los perjudicados reclaman; si no marcamos, los otros reclaman. En serio, y lo platicamos entre nosotros, ya nos tienen hasta la madre, sobre todo los que fingen, los que mienten tratando de engañarnos".

Notaba que el silbante estaba molesto por el tema, y fue más allá.

Le pedí que me diera nombres de jugadores que ya tienen -entre el gremio- mala fama de fingir faltas y penales y me dio dos de los equipos regios.

"Mira, tú que eres de Monterrey. Ya es muy sabido que a Ismael Sosa le da por tirarse. Lo tenemos ubicado. Y de Rayados Rogelio Funes Mori. Es un payaso, se tira por todo. Y nosotros somos los malos porque no marcamos. Y así hay más en otros equipos", me confesó.

Aplausos

"Y de Rayados, Rogelio Funes Mori", así me dijo el silbante que tienen catalogado al argentino, sí, como uno que intenta engañar con faltas inexistentes.

Bueno, quiero informarles que en base a sus valores como institución, el Club de Futbol Monterrey ha incrustado un apartado en su "Código de Ética" hace días, pero desde el viernes se los hizo saber a los jugadores, sí, apenas hace 3 días.

El domingo de la Fecha 1, el penal que le marcaron a Rayados en Puebla, que le dio el triunfo, fue por demás dudoso. Para unos no era penal y para otros pues había duda. Curiosamente Funes Mori estaba implicado.

Bueno, eso ya es pasado. Les cuento que Rayados hizo una modificación en el reglamento que lo que va a provocar son dos cosas.

1. El forzoso reconocimiento por toda la gente de futbol. Seas Rayado o no, incluso si eres Tigre, debes aplaudir que el Monterrey se preocupe por los valores y la honestidad dentro del terreno de juego.

2. Que estén en la lupa de todos. Que estén en el ojo del huracán.

¿Que a qué me refiero?, al punto "6 JUEGO LIMPIO" que está incluido en el código de ética de la institución. Insisto, esto apenas el viernes se lo hicieron saber a los jugadores.

¿Qué dice éste? Pondré énfasis en el "6.2", que es el que los pondrá en la cima de "club honesto", pero a la vez en "la lupa de todos".

¿Qué dice el 6.2?:

"Nuestros jugadores desempeñan su trabajo en el terreno de juego con el compromiso de NO simular faltas inexistentes y evitar cualquier tipo de conducta que atente al respeto hacia el rival o al juego limpio".

Esto se lee como cualquier otro punto de cualquier reglamento de cualquier institución en cualquier ámbito de la vida, pero no es así.

A partir de ya, de ya, los jugadores del Monterrey que finjan faltas y que tengan conductas que atenten al respeto hacia el rival o juego limpio, serán sancionados por el Comité Directivo del Club de Futbol Monterrey... ¡como lo leen!

Y esto abarca a jugadores, cuerpo técnico, directivos y todos, de todas las categorías del club, desde la Sub 17 hasta el primer equipo, pasando por Sub 20 y Segunda División.

Los jugadores ya lo saben, lo saben a partir del viernes en la concentración. Les informo que ahí se les avisó a los del primer equipo y en otras partes a los demás jugadores y empleados.

Señores, esté no es un tema menor. Esto no es común en un club del futbol mexicano, por eso "me paro de pie" y aplaudo al Club de Futbol Monterrey. Excelente iniciativa, excelente visión y enorme el hecho que ponga por delante los valores.

Lo digo porque es muy difícil que el jugador deje de mentir, de engañar, de simular. El futbolista miente por naturaleza. Finge faltas, reclama sin sentido, critica al árbitro, se burla del rival y atenta contra los valores de la institución.

Vivimos un futbol de jugadores mentirosos, deshonestos (en el campo), que buscan sólo su beneficio y se llevan entre las patas a los silbantes y por eso aplaudo fuertemente, casi llegando a ovación, este apartado del Club Monterrey.

Algunos que gustan de eso le llaman "picardía". Lo que no saben que lo que ellos ven como "picardía futbolera" es algo que en el fondo se llama "deshonestidad".

Ahora sí estaremos muy cerca de ver que se aplique en la cancha lo que nos enseña su hermoso himno:

"¡Teniendo un gran respeto a los rivales, que sepan que salimos a ganaaar!".

No sé a quién se le haya ocurrido poner este apartado en el código de ética del equipo, pero desde aquí un gran reconocimiento.

Y creo que una manera de hacerlo, es dándolo a conocer.

Duro -pero hermoso- compromiso tendrán los jugadores y cuerpo técnico del Monterrey.

PD: Se acabaron las simulaciones de penales.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios