viernes, 20 de enero de 2017

Columna San Cadilla Norte | 20-01-2017



Con camaroncitos

Ayer me lancé a mi querido Estadio BBVA Bancomer. Liiinda, chula-chuuula la casa de La Pandilla del Cerro de La Silla.

Buen clima, vista panorámica a las gradas, un buen tequiliiita, camaroncitos, pulpito, callo de hacha, botanita, buen ambiente y un relax que estaba envidiable.

Como iba con un compa Rayado, una Rayada, un Puma y dos Cruzazulinos, pues nos paramos a ver la panorámica, ahí donde está el escudo con las cuatro estrellas de los títulos de Liga.

Y de pronto uno -el Puma- dijo: "¡Chinga'o, lo que no me gusta del estadio es la (piiip) cancha. Está jodida, mal-mal, ¿sabes por qué está así?", me preguntó, y mi respuesta fue: "¡La verdad, no, pero para la tarde te tengo la respuesta!".

Acudí con quien debía, pues para hablar de ello no podía ni el Judas Jugador ni el Judas Auxiliar de Antonio ni los dos Judas de Oficina. El indicado era mi "Judas Agrónomo".

Todo mundo que estuvo en el juego ante Chivas vio que el estado de la cancha es muuuy malo. Malísimo. Flojo y suelto.

La calidad del pasto y de su sembrado es tan distante a la calidad del estadio y de la institución del Club de Futbol Monterrey, y no se diga de la empresa que está detrás de ellos.

¿Por qué el pasto del BBVA Bancomer está en pésimas condiciones?

Síganle...

El error

A ver, vámonos directo: ¿por qué está así de mala la cancha del mejor estadio del País?, le pregunté al que sabe.

"Mira, el pasto no se adaptó a las condiciones del suelo y a la poca luz solar que le da", comenzó así a contarme quien ha estado metido en su instalación desde antes de que el BBVA estuviera terminado, entre junio y agosto del 2015.

"El pasto que sembramos originalmente era una variedad de bermuda (clase de pasto) que supuestamente soportaba la sombra (Tif Grant), pero no nos funcionó.

"Hay que tener ciertos conocimientos para establecer un pasto, pero también para que sea el adecuado para pisarlo y, sobre todo, para jugar futbol profesional, y ahí estuvo la falla, ¿me explico?", siguió diciendomé.

- ¿Pero ese margen de error lo corrieron en la compra o fue algo de desconocimiento de quienes se encargaron de él?, era la pregunta obligada que había que hacerle.

"Mira, te voy a contar la verdad. A'i tú sabes cómo lo escribes. Contratamos a un vivero de la Carretera Nacional y éste subcontrató a un vivero de Vallecillo, Nuevo León. El problema en esa 'contratación' y 'subcontratación' que hicimos terminó siendo que el pasto que compramos no era el adecuado", me dijo.

Aquí comenzaba a encontrar la respuesta a la pregunta que mi amigo el "puma" -por a'i de las 3 de la tarde en la terraza del Restaurante Azul- me había formulado. Le dije que le conseguiría los motivos y para las 8 de la noche ya estaba obteniendo la información.

"Y no es todo, espera para que veas cómo va a quedar después del concierto del Justin Bieber. Por más que se trate de cuidar, va a quedar más dañada".

El "peladito" éste, como dicen los colombianos, se presentará en la cancha del BBVA el 15 de febrero, a las 19:00 horas.

"Y mira, ¿quieres más?, pues a'i va. Recientemente sembramos el pasto de invierno, pero al ponerlo debes de tener una capa o cama de pasto de verano para que te aguante.

"El problema es que la cancha no tiene pasto de verano y el de invierno no agarra. Está muy débil y muy suelto, no agarra y estamos preocupados", me dijo.

Su tono de voz me indicaba que se estaba ya molestando por confesarme los errores, y por ello tenía que hacerle la pregunta clave antes de que me dijera que ya me fuera a chiflar a mi Sanca Madre.

- "¿Tiene pronto arreglo?", se la lancé.

"Pronto, no, pero sí tiene arreglo. Espero que no pase mucho tiempo, pero pronto, pronto, no".

PD: Ojalá que sea lo más pronto posible, porque la calidad de estadio es de 100 puntos... pero su cancha es de 25.

50-50

En la columna del miércoles les dije:
André-Pierre Gignac ya le dijo a la directiva que no le importa el dinero cochino del equipo chino (puse lo de "cochino" para que rimara. Él no lo dijo).

Les contó que se quería quedar, que quiere estar aquí e ir por la sexta estrella. De eso no hay duda, el francés ama a sus Tigres y ya se encariñó con la Ciudad, y no sólo él, sino también su familia.

Peeero les dejé algo muuuy claro: el "pero" en esto no es André, sino su representante Jean-Christophe Cano, quien está tratando de convencerlo para que agarre la oferta.

"Ojo, por Gignac que no se preocupe la afición, la verdad ama a los Tigres. Por quien deben de preocuparse es por el Cano, su representante. Trata de influir en él para que se vaya. Es su trabajo, ni hablar", me contó mi Judas.

Quien asegure que se va o que se queda, miente. Algunos que juegan a atinarle dirán: "¡Se va, ya es un hecho!", o "¡Se queda, ya es un hecho!", pero es un volado. Sí, André asegura, eso también se los digo, y tal vez de ahí se basen.

El que le atine dirá que estaba enterado.

A mí me gusta publicar las cosas como van en su momento, y les informo que André no quiere irse, pero "el Cano" hace su lucha por llevárselo.

PD: Los que ya firmaron 5 y 4 años más con Tigres son Francisco Meza y Luis Quiñones, respectivamente.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios