viernes, 13 de enero de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 13-01-2017



El nuevo Palomar

Lo que vivirá este domingo el Estadio Olímpico Universitario será, bajita la mano, histórico.

El hogar de los Pumas era hasta hoy uno de los pocos inmuebles de la Liga MX que tenía prácticamente toda la tribuna con localidad general, es decir, cada quien se sentaba donde le daba la gana.

Pero eso se supone que se acabó y con ello dejaremos de ver muchas cosas nefastas que ocurrían en CU.

Por ejemplo, justo para un partido como ante Cruz Azul, para tener un buen lugar había que irse al estadio por ahí de las 9:30 para agarrar asiento bueno, pero pagando el precio de sufrir una asoleada de casi cinco horas.

Lo peor es que mucha gente sufrió alguna vez el chasco de llegar temprano y toparse con que una sola persona apartaba 10 o 20 lugares con chamarras o lo que fuera y, si le reclamaban, pues se ponían como salvajes defendiendo el lugar que se apropiaban.

Esos personajes son precisamente los que podrían saltar el domingo al ver "vulnerada" su rutina de agarrar lugares que estaban disponibles para quien llegara primero, pero que ahora estarán numerados y seguramente ya le pertenecen a alguien más.

Para estar a la altura del evento, Pumas ya tiene listo un operativo para auxiliar al aficionado en el estreno de esta modalidad. Habrá módulos de información en la pista roja y gente de chalecos verdes que resolverán las dudas en la tribuna, además de que personal de Auxilio UNAM estará preparada para actuar en caso de que algún inconforme se ponga loco y no quiera respetar la asignación de lugares.

Si se da el caso, se le invitará al rijoso a ocupar el lugar que tiene su boleto y, si no acata la instrucción, como último recurso se le conminará a abandonar el estadio.

En una coyuntura así, deberá ser la propia afición la que se ponga las pilas y se ajuste en la sintonía de lo que va a cambiar en el Palomar, y que sea justo el aficionado el primer filtro para mantener la paz en una tribuna que al fin pretende incorporarse a la modernidad, dándole a las familias la oportunidad de tener certeza del lugar en el que verán un partido... porque no es lo mismo llegar dos horas para apartar lugar, a poder entrar 10 minutos antes con la tranquilidad que hasta hoy gozaban todos los aficionados de México, menos los de Pumas.

A negociar

Y precisamente para evitarse problemas el domingo, la gente del Club Universidad se dio en las últimas horas a la tarea de sentarse a hablar con ciertas "minorías" afectadas por el cambio.

Ayer en concreto hablaron con un grupo de unos 50 universitarios que se autodenominan EsPuma, que no tiene etiqueta de "grupo de animación", pero que lleva años ocupando el mismo lugar en el Palomar, arribita de la Zona Puma y sus integrantes están enojadísimos porque prácticamente los disgregaron.

Un emisario del club les ofreció buscar un sitio en la tribuna, en el cual se les pudiera reubicar a manera de puedan estar todos juntos, aunque ya no sea en el lugar tradicional, a cambio de que no la armen de tos el domingo, porque esa zona ya está vendida.

Si ese día hay santa paz arriba del túnel 34, es que la negociación fue un éxito.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios