jueves, 19 de enero de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 19-01-2017



Cuestión de corazón

Qué mejor comentario puede recibir una madre sobre su hijo que intenta ser futbolista que el del propio entrenador del primer equipo, y muy a tiempo para volverse un jugador más completo.

Me informaron que un canterano del América que trata de hacerse de un camino todavía en los equipos de menores, recibió la visita de sus familiares en pleno Nido de Coapa, y aprovechó que su salida del entrenamiento se combinó con la del técnico Ricardo La Volpe para presentarle a su mamá, mientras los visitantes le pedían el autógrafo y la foto al "Bigotón".

Así como de pasadita, el juvenil americanista le dijo a La Volpe que se trataba de su familia, y de inmediato el argentino le recriminó en tono cordial y con sonrisas que por qué no se lo había dicho antes.

Acto seguido, Ricardo le comentó a la señora que tenía un hijo con toda la técnica para ser un buen jugador, buen golpe al balón, con habilidad en sus movimientos, con colocación y demás, pero que eso al final de nada servía si el joven no mostraba corazón.

Al decirle eso, El "Bigotón" se tocó la zona del corazón, justo hacia el escudo de las Águilas que llevaba en la chamarra que traía puesta, para remarcarle "esto, esto es lo importante, si no tiene esto... bueno".

El jugador sólo sonrió mientras su mamá le daba la razón al técnico del América, asintiendo con la cabeza y poniendo toda la atención a los comentarios.

La Volpe tomó la situación con humor, ya que siguió con risas y plática con la familia, y con otros aficionados que le pidieron también fotografías y hasta saludos a través del iPad.

Y mientras, al canterano ya le quedó claro que mientras no muestre corazón y deseos, difícilmente agarrará un lugar en el equipo del argentino.

Se le hace conocer el Nemesio

Al minuto 71 del partido Toluca-América, a Pablo Barrientos le tocó ser el sacrificado para que se diera el debut de Rubens Sambueza con los rojos, pero al menos el "Pitu" tuvo un buen apoyo en la tribuna.

Barrientos llevó al Estadio Nemesio Diez a un buen amigo, quien no lo había podido conocer puesto que el mediocampista llegó a los Diablos Rojos el semestre pasado, cuando los escarlatas se mudaron temporalmente al Estadio Alberto "Chivo" Córdoba.

El amigo del número 24 de los rojos se dio cita para el compromiso portando una playera de Argentina y se le pusieron los pelos de punta cuando se enteró lo que la reventa pedía para el choque entre el Toluca y el América.

Incluso, el cuate del "Pitu" afirmó que no hubiera pagado semejante cantidad, además de que supo desde el primer instante que Barrientos iba a dejar su lugar para Sambueza, en cuanto el ex azulcrema fue llamado para realizar el cambio.

Al final del partido, un serio Pablo se despidió a lo lejos de su amigo, mientras abandonaba la cancha.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios