lunes, 23 de enero de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 23-01-2017



El malo del cuento

Al "Chucky" no le gustó nadita ser el villano de la película.

Resulta que la joya del Pachuca, Hirving Lozano, tuvo un complicado fin de semana no sólo por la derrota en cancha del Necaxa sino porque surgió la versión de que le hizo el feo al Ajax y a una oferta de 12 millones de euros, supuestamente porque no le parece suficiente el nivel de la Eredivisie.

Me cuentan que el delantero puso el grito en el cielo al enterarse de dicha información porque quedó como el malo de la película con el cuadro de Amsterdam, uno de los clubes que más se han interesado en sus servicios, más allá de que la oferta quedó muy lejos de lo que piden los Tuzos por el futbolista, que ronda los 20 millones de euros y por los que se convertiría en el jugador de la Liga MX mejor vendido al extranjero.

Con la misma rapidez con la que siembra rivales, Lozano colgó en sus redes sociales la aclaración (en español y en inglés) de que él no menosprecia ninguna Liga en el mundo y de que en caso de existir una negociación es la directiva del Pachuca la que tiene la primera palabra en el caso.

Por lo pronto parece que el Ajax se unirá al Manchester United y al Espanyol en la lista de clubes que no le llegan al precio al "Chucky", a quien todavía le restan nueve días para ganar otro pretendiente dispuesto a abrir con mucha generosidad la chequera.

Experto espía

Si a ustedes les sorprendió que Juan Carlos Osorio estuvo el viernes pasado observando el Honduras-Costa Rica por la Copa Centroamericana, en Panamá, tal vez es porque no conocen sus orígenes.

Fíjense que el colombiano es un auténtico especialista para espiar, pero no crean que de malas cosas, sino que así se formó como entrenador.

Cuando el ahora técnico de la Selección Mexicana era más joven y estaba en proceso de formación como timonel, Osorio aprendió mucho del estratega francés Gerard Houllier quien, en el ya lejaaano 1997, dirigía al Liverpool de la Liga Premier de Inglaterra.

Pero no crean que el sudamericano tuvo las puertas abiertas de Melwood, la casa de entrenamiento del Liverpool, sino que fue a través de auténticas técnicas de espionaje como se empapó de los conocimientos de Houllier.

Osorio no descansó hasta encontrar un hueco en el muro que protege la privacidad de Melwood, para por ahí observar los entrenamientos y el día a día del entrenador galo al frente del Liverpool.

Así que, créanme, esto de espiar hace rato que al colombiano se le hizo costumbre y, la verdad, creo que es una muy buena, que bien podrá aprovechar la Selección Mexicana de cara a la parte más cañona del Hexagonal rumbo a Rusia 2018.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios