miércoles, 15 de febrero de 2017

Si no es ahora, ¿cuándo?



Contra rivales que se debaten entre la vida y la muerte, los Tigres tendrán la oportunidad de catapultarse o sepultar sus oportunidades de Liguilla.

El campeón de México enfrenta en sus siguientes encuentros a Veracruz, Morelia y Puebla, equipos que luchan por no descender y en donde los felinos buscarán despertar para regresar al protagonismo que perdió en el arranque del Clausura 2017.

En el papel parece que los universitarios tienen todo para levantar, pero la estadística actual marca otra realidad.

La escuadra universitaria vive su segundo peor arranque desde que regresó Ricardo Ferretti al equipo para el Apertura 2010, un momento que lo tiene en el décimo sexto lugar general con sólo 4 puntos de 18 posibles y con únicamente 4 goles, a pesar de tener el ataque mas letal del futbol mexicano.

Sin embargo, aún hay tiempo para levantar y le llegan los sinodales perfectos para hacerlo, equipos con un plantel inferior, al menos en el papel, y que además llegan desesperados por su delicada situación en la tabla del descenso.

Tigres tiene como meta volver a anotar, pues sólo lo ha hecho en uno de seis encuentros, y también debe volver a ganar, pues no lo hace desde la Fecha 3, cuando vencieron al América.

Veracruz, penúltimo lugar en la tabla del descenso, será el primer rival de los universitarios, el partido será este viernes en el puerto, un lugar donde los Tiburones no pierden y por si fuera poco, no reciben gol.

Tigres nadará en aguas peligrosas justo cuando sus armas han fallado, pero el potencial lo tiene, son el actual campeón y es hora de volverlo a demostrar.

La próxima semana el equipo recibirá a Morelia en el Estadio Universitario.

Los michoacanos son el colero en la tabla que decide quién descenderá, están a tres puntos de los Tiburones, cinco de Jaguares y seis del Puebla, por lo que su margen de maniobra es mínimo.

Es precisamente con la presión del rival y en casa, donde los Tigres deben de aprovechar para hacer un partido inteligente y ganar ese partido.

El tercer rival será el Puebla, que es el equipo que se ve más endeble de los siguientes tres que enfrentará, por lo que los pupilos de Ricardo Ferretti deben aprovechar.

Los Camoteros son el último lugar de la tabla general con sólo tres puntos, uno menos que los felinos, son el segundo peor local y el tercer peor visitante.

Los Tigres tienen en sus manos catapultarse en la tabla general y ante rivales endebles y desesperados buscarán dar pasos sólidos rumbo a la Liguilla o bien sepultará muy temprano sus esperanzas de clasificación.
Anuncios