viernes, 3 de marzo de 2017

Columna San Cadilla Mural | 03-03-2017



Sin directivos

Ustedes mejor que nadie saben que no me gusta decir "se los dije", pero que conste que ya les había advertido que estaba en chino que la Co-Micción Disciplinaria le perdonara a Jair Pereira el haberle cambiado el perfil a Jonathan Fabbro.

Y mucho menos porque hoy, a nivel directivo, las Chivas tienen menos peso en las oficinas de la Liga MX que Martín Cauteruccio (pura-crema-y-falla-mucho) en la delantera de La Máquina Celeste del Cruz Azul.

¿Y cómo pasó esto? pues como dicen en la 5 de Febrero: Vamos por partes.

Hace tres semanas, Matías Almeyda le confesó a Rafael Márquez Lugo en una entrevista en Fox Sports, que él no necesitaba de un director deportivo, como lo fue Jaime Ordiales, ni de un gerente deportivo, como Marianito Varela... ni de nadie que lo esté cuestionando ¡ O sea!

"Eso es algo hasta incómodo para un entrenador (...) ¿de qué me sirve a mi tener a un asesor o un director deportivo que me venga a dar ideas futbolísticas si no me están creyendo en la idea que tengo yo con el grupo?

¿Entonces quiere decir que no confían en nosotros?", expresó Almeyda.

Pos sí, ni quién le diga nada por cómo se le cayó el equipo el domingo pasado ante Chiapas. Míralo qué a gusto.

Además, argumentó el argentino, le ahorra al club los salarios de estos directivos, pues él baila tango, masca chicle, pega duro y ¡tururúúú!

Quizá eso funcione en países más civilizados en donde tuvo la oportunidad de jugar, como España, Italia o hasta Noruega, pero en México nomás no.

En esta Liga pesa más el amiguismo, cuatismo y carnalismo que el propio reglamento; incluso, hasta presionar cual suegra enfadosa es más potente que cualquier argumento.

La mala noticia es que no será la última vez que Chivas quede bailando al no tener peso en las oficinas. Al baile vamos.

Cavan su tumba

La ilusión en el Atlas era que los jóvenes dieran un paso importante en la Copa MX, pero pues ya sabemos que ilusión y Atlas no son palabras que se lleven bien.

Con lo hecho el miércoles en Zacatecas, parece que varios jóvenes atlistas cavaron su tumba.

La idea del técnico José Guadalupe Cruz era que los chavos demostraran que en realidad podían y mandó una alineación en la que Rodolfo Salinas, Miguel Fraga, Jahir Barraza y Edson Rivera eran los de experiencia, más una bola de "pelones" (así dijo el "Profe", no crean que ando de llevado o alburero).

El primer tiempo dejó casi satisfecho al cuerpo técnico, pero en el segundo se comieron 3 goles de los poderosos Mineros de Zacatecas.

Así que no duden que para el siguiente torneo haya varios de estos zorritos prestados. Avisados están.

Imparable

Cada vez está más claro que a Ricardo Ferretti eso de "juega limpio" le vale un soberano cacahuate.

La del pasado miércoles en Ciudad Universitaria es particularmente triste, no porque aún no paga los dos partidos que tiene de castigo en la Liga, sino porque sus víctimas fueron unos adolescentes.

Resulta que un grupo de niños de Fuerzas Básicas de Pumas estaba sobre la pista de tartán del Olímpico Universitario cargando una manta gigantesca de Concacaf, listos para entrar al campo para el protocolo de la Concachampions.

Cuando Tigres saltó a calentar, los chicos de las Sub 17 y Sub 15 de Pumas se acercaron al campo para verlos más de cerca y, entonces, por la boca de la escalera que lleva al vestidor visitante se asomó la cabeza de Ferretti, quien al percatarse de que le tapaban la vista, a todo pulmón les gritó a los menores de edad: "¡No molesten, chinguen a su madghue, bogheeegos!"

Los chicos quedaron helados y mientras trataban de dar crédito a los insultos del Tuca, optaron por moverse de ahí para no recibir más maltratos del grosero y abusivo entrenador.

Así las cosas, no hay nadie que le ponga un alto.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios