martes, 23 de mayo de 2017

Columna San Cadilla Mural | 23-05-2017



Números, números

Amor ¿dóóónde dejaste mi camiseta de Chivas?

- ¿Cuál? ¿La rojiblancaaa?

- Sí, esa mera.

- Está en una caja en el clóset, al lado del CD de José Manuel Correa y el banderín que te firmó el "Bofo" Bautista. Sólo aguas, porque debe tener mucho polvo.

No sé cuántos diálogos de este tipo se habrán dado en los hogares, pero la marea rojiblanca que invade Jalisco me hace suponer que muchos.

El Rebaño lo ha estado haciendo bien no sólo dentro, sino afuera de la cancha. Era impresionante la cantidad de camisetas rojiblancas en el estadio el domingo, logrando que la inmensa mayoría de boletos se quedara entre los abonados.

El equipo de marketing, que encabeza Rogelio Roa logró este torneo una cifra récord de 25 mil abonos, entre multianuales, anuales y semestrales, acabando por completo los chistes de butacas vacías. Nada que ver con los 3 mil que se vendían antes y que, junto a los dueños de asientos, conformaban una base de 10 mil.

La experiencia de acudir al estadio ha mejorado e incluso, para evitar los congestionamientos de la entrada y la salida, espontáneamente los aficionados han organizado asados y convivios en el estacionamiento. La gente se ha apropiado del recinto.

En la cancha, el trabajo de Matías Almeyda sigue dando de qué hablar, sacando agua de las piedras.

Y viene el caso por Néstor Calderón, cuyo gol ante el Toluca tuvo un significado muy especial para el jugador y el entrenador.

Acá entre nos, Almeyda se lo trajo de bajada buscando que despertara. Sólo que el jugador, en lugar de sacar la casta, se bajoneaba.

"Necesito que te partás el alma, necesito que me des más", le decía el argentino. "Sho veo videos de cuando fuiste campeón con Toluca y Santos, y quiero a ese jugador".

"El Labión", con la misma habilidad que mostró para cambiar su apodo a "El Avión", entendió que no era un asunto personal, sino que el DT quería diera lo mejor. Le pidió confianza... y encontró respuesta.

Así que Néstor modificó sus hábitos alimenticios, le bajo a los tacos de cachete y por consiguiente redujo los propios, y comenzó a ser considerado. Vinieron más minutos de juego, y no defraudó.

Ahora Calderón es espléndido en el sacrificio, pelea todas las pelotas y llega hasta la línea de meta, como hace años no lo hacía. Y el domingo marcó el gol que a la postre fue el del pase a la Final.

Por cierto, esperen quejas airadas de aficionados de Tigres por los pocos boletos que saldrán a la venta, ya que volverán a quedarse con los abonados, que pueden comprar adicionales. O sea, una sopa de su propio chocolate.

Damnificado

Entre la euforia por el pase a la Final, hubo quien no la pasó tan bien.

A un zonzo encervezado que acudió el domingo al estadio se le ocurrió que era una buena idea arrojar un vaso con líquido al término del partido y éste terminó estrellándose en el rostro de un fotógrafo de la agencia Mexsport que hacía su trabajo.

El golpe, al ser con la base del recipiente, le rompió los lentes y le dejó la nariz como de Julito Chávez Jr. tras pelear con "Canelo", pero sin las muchachas buena onda. Isaac Ortiz tuvo que ser atendido por los servicios médicos del estadio.

Ojalá que entiendan el daño que pueden causar. Reprobable.

Se caldean

Esperen un encontronazo en las próximas elecciones para presidente del Atlas.

Por un lado Alberto Mora está más firme que aquel puberto ojo-alegre que por error se tomó las pastillas del abuelo, y por el otro Miguel Ángel Fong -el candidato oficial designado por el sanedrín rojine-ogro- asegura tener la promesa del voto de la mayoría.

La Asamblea será el próximo lunes cuando se lleve a cabo la votación en la que se esperan cubetazos, chilaquilazos y bastonazos.

Ayer Víctor Flores Cosío se destapó como vicepresidente de Fong, pues para nadie es un secreto que es otro de los "jóvenes" que los venerables ven con buenos ojos.

Mora, apoyado por Chavo Ibarra y el "Cuico" Ibarra, sigue trabajando duro con el argumento de ser la opción de cambio.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios