miércoles, 24 de mayo de 2017

Columna San Cadilla Mural | 24-05-2017



La Final ya inició

Pues con la novedad de que la Final de la Liga MX ya comenzó a jugarse... entre sus directivas.

Ah, porque vaya agarrón que se traen los Tigres y las Chivas por el asunto de los boletos, tan cotizados por estas fechas.

Resulta que el equipo que juega en San Nicolás de San Garza le dijo al de Zapopan, que -como ya es una tradición- no tenían entradas para sus aficionados debido a que la mayoría del Estadio Universitario se encuentra vendido con sus abonados.

Hace unos años, al Guadalajara no le hubiera quedado de otra, pero con eso de que acá los Chivabonos ya se han cotizado y cada vez suman más, pues advirtieron que pagarán con la misma moneda.

¿No tienes boletos para mi gente? Pues yo tampoco tengo para la tuya.

Así también quieren evitar las famosas "invasiones" de los aficionados de los Tigres, los mismos a los que parece que las broncas los persiguen por donde quiera que se paran. Siempre en los "mejores" eventos.

El asunto es que hay abonados del Guadalajara que le tienen más amor al dinero que a su propio equipo y, a través de redes sociales, están ofreciendo boletos a los aficionados rivales a precios como si fueran de aguacate con limón ¡imagínense! ¡así de caros!

Los seguidores de los Tigres estén esperanzados a que las Chivas se regresen de Nuevo León con un marcador abultado y, entonces sí, haya más aficionados rojiblancos dispuestos a revender sus entradas.

Va a ponerse bueno. Pero por favor, pase lo que pase, que no haya violencia.

Felicitado

Para nadie es un secreto que Rodolfo Pizarro se encuentra convertido en el "Factor X" del Rebaño Sagrado, ya que el equipo es uno con él y otro muy diferente sin él.

Pese a no estar ni cerca de su óptimo esta físico, el pasado domingo el volante se aventó un partidazo en el que derrochó hasta la última gota de sudor y quedó como limón de tejuinero.

De eso se dieron cuenta dentro y fuera de la cancha, y por eso los líderes de ese vestidor, en cuanto terminó el juego, fueron a felicitarlo. No les puedo contar quiénes fueron, porque entonces sabrían quién me lo contó, pero sí lo que le comentaron.

- "¿Qué te cuesta, cab...?", le dijo uno, mientras Pizarro se mostraba sorprendido.

- "¡Ahora sí te luciste! Qué partidazo, ojalá siempre jugaras con esa fuerza y alegría", le señaló otro.

¿A qué se referían? A que el recién llegado de Pachuca se había mostrado muy aniñado y candoroso en ese equipo. No me malinterpreten, Pizarrín ha encajado perfectamente en un vestidor que se encuentra sumamente unido y en armonía, más desde que llegaron los resultados.

Es sólo que el equipo se dio cuenta cómo Pizarro se mostró -ahora sí- como un jugador de categoría y personalidad, y quisieron reconocérselo para que se vuelva una constante.

Tengan por seguro que entendió el mensaje.

Arrullo de Estrellas

La famosa serenata que la afición llevó al Rebaño el sábado pasado no crean que puso contentos a todos.

Los miembros de la banda Zoé, que intentaban tomar una siesta en ese mismo hotel antes de salir rumbo a su actuación -programada para cerca de la medianoche- a un festival de la Ciudad, vieron frustradas sus horas de descanso por el bullicio de los eufóricos Chiva-Hermanos.

Al final no les quedó de otra que tomársela con filosofía y hasta bromearon entre ellos si los cánticos era por ellos.

Por cierto, los huéspedes de ese hotel de Av. Las Rosas que coincidieron con ambos, aseguran que los futbolistas se portaron mucho más sencillos y accesibles que los rockeros. Así el abarrote.

Duda

Antaño se decía que cuando a las Chivas les iba bien, a la Selección Nacional también iba a andar bien.

¿Será esta Final del Guadalajara el preámbulo de una gran actuación en la Confederaciones? ¿Ha quedado eso en el pasado?

Ahí se las dejo. Formen grupos de tres, muevan sus mesabancos y discútanlo.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios