lunes, 29 de mayo de 2017

Columna San Cadilla Norte | 29-05-2017



100 pa'l kilo

Aun y cuando sea Tigres un equipo de élite, porque lo es, porque siempre está arriba, porque siempre está en Finales, porque es el más protagonista en los últimos años y el que más títulos lleva en esta década, aun y con todo eso... a los Tigres -señoras, señores- a los Tigres les faltan 100 gramos pa'l kilo.

Tigres aún no sabe ser un equipo ganador como debería serlo. Ha hecho mucho para los pocos títulos que se ven registrados, o mejor dicho, no sabe apretar cuando debe hacerlo. Es eso: le faltan 100 gramos pa'l kilo.

Llegó como un tren que arrasaba con todo lo que se le ponía en frente, pero al momento bueno, en el de vuelta, pareció como un Ferrari que perdió la carrera con un auto de menor potencia, pero mayor velocidad.

El partido de ayer confirmó que a este equipo hay que enseñarle a ser más fuerte en momentos apremiantes, más frío, más pensante cuando se ve abajo en el marcador... y sobre todo de visita.

Con el 2-0 se cayó, con el 2-0 comenzó a tirar patadas, con el 2-0 varios de sus jugadores perdieron la cabeza, con el 2-0 se les nubló la mente, con el 2-0 se equivocó peleándose con los rivales, perdiendo el tiempo que al final les hizo falta.

Este Tigres es muy bueno, pero -insisto- a este Tigres le faltan 100 gramos pa'l kilo.

El penal

Los aficionados Tigres, más algunos jugadores, están culpando al silbante Luis Enrique Santander por no haber pitado un penal clarísimo, tan claro que ni el más antitigre lo puede negar.

(Bueno, sí hay enfermos que sí lo hacen, pero son pocos).

Cierto, el penal fue más claro que la corrupción del Gobierno de Rodrigo Medina, sí, fue clarísimo y debió marcarse, hecho que hubiera cambiado el rumbo... tal vez.

Tan fue, que el propio Jair Pereira declaró: "Sí, lo alcanzo a cruzar. Él patea y sí me lo llevo, puede ser contacto, pero no fue penal porque no se marcó", admitió el defensor Chiva al más puro estilo de Jorge Campos.

Pero no, no nos confundamos. Si Tigres no ganó no fue por ese penal que el árbitro erróneamente dejó de marcar.

Si Tigres no ganó la Final fue porque no supo ganarla, porque Chivas lo nulificó, porque Matías Almeyda supo jugarle, supo anularlo, supo contrarrestar esa locomotora que venía siendo.

Chivas es un merecido campeón. Chivas jugó como tenía que jugar si quería ganarle. Jugó a anular puntos clave y lo hizo, tanto en la ida como en la vuelta.

Sí, insisto, sí era penal, sí debió marcarse, sí era el 2-2 (bueno, aún faltaba que lo anotaran), eso siempre quedará registrado, que el árbitro se equivocó en contra de Tigres en una Final, pero no fue el factor más importante.

El subcampeonato de los Tigres fue porque las Chivísimas Rayadas del Guadalajara, el equipo de Dios y María Santísima, jugaron como debían jugar si querían ganar.

Este título es de Almeyda y de sus jugadores, porque lo ganaron a ley, con un futbol inteligente y anulando a su rival.

¡Qué pero le pueden poner al golazo del señor Alan Pulido Izaguirre!... ninguno. Golazo, como buen gol fue el 2-0 del "Gallito" Vázquez.

No nos confundamos: Tigres perdió porque Chivas fue mejor, y si digo "fue mejor" es porque supo jugarle de la única manera que podía ganar... ¡y ganó, señores!

Chivas: merecido campeón del Clausura 2017. No nos confundamos.

Si la afición le pide al arbitraje que mejore, también ésta debe mejorar no culpando a los silbantes, sino viendo primero el problema en su propio hogar.

Ah, que Tigres estuvo al frente siempre, dominó el juego, que tuvo 21 llegadas de peligro y le anularon un gol legítimo y no le marcaron un penal clarísimo, ah, ok, ahí sí puedes culpar al silbante porque tú hiciste todo para ganar... ¡pero no fue el caso!

Señores, no nos ceguemos, Tigres no lo hizo mal, no, pero tampoco como para decir que si perdió, fue por el árbitro.

Investigación

En la tele se vio solamente cómo Jesús Dueñas perseguía a Miguel Ponce, y quienes lo ven con fanatismo, rápido acusaron al felino de no saber perder.

Lo cierto es que mientras Dueñas felicitaba a elementos de las Chivas, Ponce le dio un zape cobardemente por la espalda, y eso propició todo.

Ayer la Liga MX anunció que metió investigación de los hechos de ambos, del primero por agredir, que seguramente le costará una suspensión, y del felino, tal vez, por las fuertes declaraciones.

Palabras más, palabras menos, Dueñas le dijo, al puro estilo de la raza: "¡Nomás que te vea te voy a partir en tu madre. Cuando te tope te la voy a dejar caer!".

Así Dueñas amenazó a Ponce. De ahí se va a agarrar la Disciplinaria para perseguir al felino.

Con lo sucedido, vayan olvidando lo que tanto desean las Chivas, que es que Tigres les venda a Javier Aquino y al propio Dueñas.

Resumen:

1. Tigres fracasó en su intento de tener su sexta estrella. Tendrá que esperar -mínimo- seis meses y medio más.

2. Sí era penal. Luis Enrique Santander perjudicó a Tigres en el último minuto, pero el culpable más fuerte no fue el silbante, sino Matías Almeyda y su equipo, que supieron cómo jugar, y lo consiguieron.

(2 bis). Tampoco hay que hacer cosas buenas que parezcan malas. Santander le pitó a Chivas en su casa en los Cuartos, en las Semis y en la Final. Jamás se había visto eso. Pero insisto, Tigres perdió por... (pongan el calificativo que deseen).

3. El señor Alan Pulido Izaguirre se fue "enterrado" de los Tigres... y terminó enterrándolos él.

4. Seguramente Tigres seguirá llegando a Finales, porque es el equipo que mejor trabaja, pero...

Síganle...

Posdata

Para ser grande, ganador y de la élite, a Tigres le falta algo. Va en camino hacia allá, pero le falta algo: ¡saber ganar y saber perder!

Saber ganar en los momentos que necesita, pues ha perdido 5 de las 8 Finales que ha disputado en tres años, pero ésa se puede entender, porque el chiste también es llegar y puede que pierdas. Ok, ésa se puede entender.

Pero lo más grave es que este equipo se ha caracterizado por no saber perder.

Tigres -lo hemos visto- se enoja mucho y pierde la cabeza cuando cae en las Finales.

Por eso permítanme terminar justo como empecé este editorial:

"Aun y cuando sea Tigres un equipo de élite, porque lo es, porque siempre está arriba, porque siempre está en Finales, porque es el más protagonista en los últimos años y el que más títulos lleva en esta década, aun y con todo eso... a los Tigres -señoras, señores- a los Tigres les faltan 100 gramos pa'l kilo".

Sancadilla

29 de mayo del 2017.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios