martes, 23 de mayo de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 23-05-2017



Qué regalazo

Pachuca no sólo le ha dado todo el apoyo a su proyecto femenil, sino que también es de los pocos clubes que le ha invertido muy en serio a su equipo, que amenaza con arrasar en la próxima Liga que ahora sí empieza en el verano.

Y para que vean que su directiva no sólo las ha llenado de promesas, les cuento que además de la gira que acaban de hacer la Tucitas por los Estados Unidos, el presidente del equipo, Jesús Martínez, se vio espléndido y le obsequió un celular a cada una de las integrantes que levantó la Copa de la Liga MX Femenil hace un par de semanas.

Pero no crean que cualquier aparato, fue el más sofisticado y reciente de la marca de la manzanita, además de darles varios incentivos a las que siguen estudiando.

Que bueno que Jesús apoya a sus jugadoras, tal y como lo hace con los jóvenes de su cantera, que tantas satisfacciones le han dado en el primer equipo y en las fuerzas inferiores.

Por cierto, que bien dicen que al ojo del amo... y por eso no me extrañó nada ver al presidente de Grupo Pachuca el domingo en las instalaciones de La Cantera, siguiendo de cerca a su equipo Sub 17, que al final perdió con los Pumas, quedando fuera de la Final.

Chucho Martínez salió muuuy molesto, pero está chido que acompañe a todos sus muchachos y muchachas, en las buenas y en las no tanto.

Palco de parrandas

Vaya situación que se vivió el sábado en la Final del Ascenso allá en el estadio de Dorados, que si se entera el banco que lo patrocina, igual y le quita el nombre...

Resulta que en pleno palco de prensa donde se supone que asisten profesionales que van a trabajar con la responsabilidad de reportar desde un punto de vista neutral los hechos, pues llegaron varios representantes de los medios de información, locales, ataviados con playeras del Gran Pez y "equipados" con un séquito de invitados que no tenían nada qué ver con la actividad reporteril.

Pero no sólo eso, sino que además llevaron para el calor una buena cantidad de "cheves" que comenzaron a circular incluso antes del silbatazo inicial.

Fue tal la euforia que se suscitó cuando Dorados se puso arriba 2-0 sobre Lobos BUAP que los amigos que debían ver el juego con cierta objetividad en lugar de tomar nota de los detalles, se levantaron para festejar y brindar como ya sintiendo que tenían el boleto a la Liga MX.

Pero vaya sorpresa cuando el cuadro poblano empató el juego, porque la fiesta se vino abajo, se acabaron las ganas de brindar y el palco de prensa pasó de ser una barra de sábado por la noche a convertirse en un auténtico funeral... No quiero ni imaginarme cómo habrán salido publicadas las notas de estos compas...

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios