domingo, 28 de mayo de 2017

¡Griten la sexta!



Siete años después de iniciar esta época, los Tigres están a un paso de su sexta estrella y de convertirse en el equipo de la década del futbol mexicano.

Los felinos quieren terminar de demostrar su grandeza con su tercer título en dos años y lo intentarán ante el Guadalajara en este 2017, luego de que en el 2015 lo hicieron frente a Pumas y en el 2016 contra el América.

Con ese ánimo aterrizaron ayer en la Perla Tapatía justo en el día que Damián Álvarez cumplió siete años de haberse vestido de Tigre y que sigue siendo clave, pero ahora como revulsivo de Javier Aquino, Ismael Sosa, Lucas Zelarayán y André-Pierre Gignac.

El equipo que Damián construyó junto a Juninho y Hugo Ayala, refuerzos que llegaron junto al técnico Ricardo Ferretti en el 2010, hoy está a un paso de convertirse en dinastía, pues sumará su cuarto título de Liga.

Así como en esta época dorada ya han enfrentado a estadios como el Azteca, Monumental y CU, hoy le pondrán la cara al de las Chivas, abarrotado por más de 40 mil almas, de las cuales apenas mil serán auriazules.

Pero los del "Tuca" no estarán solos, pues aún se escucha el rugido de los 41 mil que vibraron el jueves en el Uni con el doblete de Gignac en tres minutos que los tiene más que vivos con el 2-2 en la ida.

El golpe anímico debió ser duro para Chivas, pues ni dando su mejor partido de la temporada pudieron matar al campeón, que debió aprender varias lecciones de esa noche en la que parecía estar perdido todo, pero en la que sacó ese poder de reacción que lo acompaña precisamente desde la goleada de 3-0 al Rebaño en la fecha pendiente.

Jesús Dueñas y Guido Pizarro deberán zafarse la marca que Matías Almeyda prometió repetirles con su tridente del centro del campo formado por "El Gallito" Vázquez, "El Tortas" Pérez y Orbelín Pineda.

Con Alberto Acosta recuperado, Javier Aquino espera que "Tuca" decida meterlo por Luis Advíncula, quien el jueves le ayudó poco a ser su válvula de escape y que cuando se fue el frente decidió mal dejando espacios atrás.

La defensa, ya sea con Hugo Ayala o con Francisco Meza, debió aprender que no debe separarse tanto y evitar los huecos para los pases filtrados a Alan Pulido y que, sobre todo, Nahuel Guzmán no salga a jugar volibol.

Gignac espera tener más balones a modo cuando se desmarque, no hasta los minutos finales del partido cuando Damián entró a hacer lo suyo y "El Chaka" Rodríguez saltó líneas.

Eso si no quieren hacer sufrir a su afición como en las Finales con Pumas y América o que Chivas les repita el golpe del Apertura 2014, la Libertadores 2015 y las Concachampions del 2016 y 2017.

Para ello, los felinos buscarán ganar su primer partido de vuelta de Final como visitante en su historia, porque de lo contrario vendrá el drama incomparable de los tiempos extra y hasta los penales.
Anuncios