domingo, 28 de mayo de 2017

La última y a festejar



Carlos Bianchezi 'Careca' (28-05-2017)

Ojalá y que la gran confianza que se respira en la Sultana del Norte esté acompañada por una inquebrantable concentración, entrega, disciplina táctica y desequilibrio individual de los dirigidos por Ricardo "Tuca" Ferretti.

Son muchas las ventajas otorgadas por merecimientos a Tigres en esta Final, pero las Chivas, contra todos los pronósticos, de visitante le dieron un buen susto el jueves.

El excelente primer tiempo que hicieron y haber anotado dos goles en calidad de visitante, cantidad que necesitaron en cuatro partidos, dos en Cuartos y dos en Semifinales para conquistarlos, le otorga al Guadalajara elementos para estar motivado.

Me imagino que muchísimos aficionados de Chivas y algunos periodistas aficionados y atorados en la historia del club más popular de México se indignarán y me cuestionarán el porqué de mi extremada confianza en que Tigres será el campeón.

Elemental, mi querido Watson, diría Sherlock Holmes, porque simplemente es mejor.

Si las Chivas pueden agarrarse, y lo harán, de lo sucedido en los primeros 45 minutos del partido de ida, los felinos cuentan con un cierre de torneo demoledor, una Liguilla goleadora y contundente, combinada con la gran reacción del segundo tiempo en la ida en el Estadio Universitario para tener mi total confianza de que hoy se consagrará como bicampeón de México.

Ya no hablaré de la calidad de sus individualidades y mayor experiencia, cosa que deberá tener un peso específico en esta Final.

Para que mi confianza como analista y la de ustedes, amigos aficionados felinos de corazón, no sea defraudada, se requerirá del más importante de todas las virtudes en el futbol: el profesionalismo.

El profesionalismo cuenta con muchos brazos, la entrega, el respeto al rival y entre muchos otros está uno sumamente importante en los partidos decisivos: la concentración.

Es cierto que lo sucedido en el primer tiempo del partido pasado levantó el ánimo a las Chivas, pero de seguro puso en alerta a los Tigres.

Para ser campeón hay que andar de la mano con la perfección en todas las zonas del campo, mientras que para fracasar basta con cometer un solo error en zona defensiva y para eso requerirán de mucha concentración.

Evitar arriesgar el balón cerca de su propia área sería una forma inteligente para alejarse de las sorpresas. Nahuel Guzmán es un especialista en complicarse la vida y tiene fresco en su memoria las consecuencias por su exceso de confianza, un ejemplo que sirve para todos.

Ya falta poco para que conozcamos al campeón y no faltarán las veladoras prendidas con las peticiones a los dioses del futbol, uno de los pocos renglones en donde las Chivas llevan una ventaja, por ser el más popular de México, afortunadamente ésos no juegan.

Espero que haya quedado claro mi pronóstico y desde mi casa los veré festejar en Macroplaza.
Anuncios