domingo, 28 de mayo de 2017

Se apaga la fiesta en la Macroplaza



Los 15 mil aficionados que estaban observando el partido en pantallas gigantes, entre Tigres y Guadalajara, se quedaron mudos en la Macroplaza cuando el árbitro central, Luis Enrique Santander, marcó el silbatazo en la Final del partido en la Liga MX que perdieron los felinos.

En silencio, tristes, con mirada perdida, y apenas ondeando algunas banderas, la afición abandonó la Explanada Central del Palacio de Gobierno cuando vieron frustrado su sueño de obtener el bicampeonato.

Sin esperar un minuto más, las pantallas fueron apagadas apenas se dio cayó el telón del juego, y con ello, el andar de la afición abandonando por diferentes frentes el paseo dominical de miles de regiomontanos.

Los elementos de Fuerza Civil abrieron las bardas protectoras de metal para que la gente desalojara la Explanada Central, otros, lanzaban algunas porras, y unos más, se quedaron paralizados en las bancas como desahogando no alcanzar la meta de obtener el bicampeonato.

Sin perder tiempo, los vendedores de banderas, antojitos, tortas, tacos, hot-dogs y refrescos se apresuraban a bajar los precios de sus productos ya elaborados en diferentes puestos postrados en los alrededores de la Macroplaza.

Todo el escenario contrataba con el pasado 26 de diciembre en la misma explanada, donde nadie quería perderse el festejo de Tigres donde inundó la Explanada con los colores amarillo y azul de una afición felina que obtuvo su quinto título ante las Águilas del América.

LAS CHIVAS SÍ FESTEJAN

Un grupo de cerca de 30 aficionados de las Chivas festejaron el campeonato que ganó su equipo ante los Tigres en plena Macroplaza de Monterrey.

Los seguidores provenientes de San Luis, de la capital, de Saltillo y otros lugares del país aprovecharon que el partido se transmitió en la Macroplaza y ahí, entre miles e seguidores de Tigres, observaron el partido y festejaron.

Luego de que terminó el encuentro y cuando las Chivas festejaban, una veintena de policías los rodearon y los sacaron del lugar, ya que un grupo de seguidores de Tigres empezaba a hostigarlos. Por fortuna no pasó a mayores.
Anuncios