viernes, 26 de mayo de 2017

Si Nahuel lo permite, Tigres será campeón



Por: Carlos Bianchezi 'Careca' (26-05-2017)

Llevo 25 años viviendo muy de cerca el futbol mexicano y no había visto, antes del partido, una diferencia tan grande entre dos finalistas como en este Clausura 2017.

Los números y las formas que mostraron en esta Liguilla, la nómina, la experiencia y el talento individual dejaban una tendencia irrefutable a favor de los Tigres y aunque estaba considerado los pocos, pero peligrosos imponderables, y que lo imposible suele hacer su aparición en nuestra complicada Liga MX, incluyendo a los seguidores de las Chivas, que se arriesgaban a enfrentar su realidad, Tigres parecía ser mucha pieza para el joven equipo de Matías Almeyda.

Pero otra vez el futbol mexicano se manifestó como un rebelde incorregible, la lógica volvió a ser desafiada y los que llegaban a la Ciudad como víctimas, estuvieron a punto de convertirse en victimario.

Hace unos días mencioné que el mayor rival de Tigres serían ellos mismos, sus propios errores y vaya que Nahuel Guzmán se esforzó para dificultar las cosas a sus compañeros.

El que había salvado a Tigres de sufrir en Tijuana fue fuertemente castigado por su exceso de confianza en el segundo gol de las Chivas, una pifia que pudo haber costado todo el trabajo de una temporada.

Nahuel es para mí un gran portero, pero con lapsos inexplicables de grandeza mal encausada, tarde o temprano el futbol le pasaría la factura. Ojalá sus errores no le cuesten caro también a sus compañeros y a su institución.

En toda la Liguilla los Tigres no se habían visto abajo en el marcador, el siempre haber anotado primero le otorgaba el control de la situación y al verse por primera vez en desventaja nos mostró carácter y poder de reacción.

Dio en el segundo tiempo una muestra de que son capaces de levantarse estando hundidos en la adversidad, característica propia de los campeones.

Definitivamente el resultado final no estuvo ni cerca de lo que imaginábamos, pero a como se dieron las cosas el no perder debe ser considerado un buen resultado. Le faltó tiempo a Tigres.

Al final el 2-2 fue justo, si en el primer tiempo las Chivas se vieron mejor y con todos los méritos se fueron al descanso con dos goles de ventaja, en la segunda mitad los arriesgados cambios de Ricardo Ferretti le dieron buenos dividendos.

Tigres se vio con mucha profundidad por los costados y otra vez encontró en André-Pierre Gignac la diferencia. El francés volvió a hacer sus goles en Liguilla y devuelven a Tigres cada centavo que le pagan y vuelven locos a sus seguidores.

Todo se definirá en el último partido y sabiendo que en nuestra Liga lo imposible es un intruso muy insistente, pienso que si Nahuel lo permite, Tigres será campeón.
Anuncios