sábado, 27 de mayo de 2017

Tienen Tigres poder de reacción



Los Tigres estaban casi eliminados en la fase regular, pero ganaron 12 de los últimos 15 puntos que disputaron y clasificaron, también lucían desahuciados en la Final cuando perdían el juego de ida por 2-0, pero vinieron de atrás para mantenerse con vida.

El equipo felino actual parece estar hecho a prueba de todo y mañana se meterá al Estadio Chivas para enfrentar al Guadalajara en busca de ser campeón como visitante por cuarta vez en su historia y alcanzar la sexta estrella.

Semana tras semana, los auriazules han ido rompiendo barreras hasta llegar al juego de vuelta de la Final del Torneo Clausura 2017 con posibilidades de convertirse en el tercer equipo en la era de los torneos cortos en ganar títulos consecutivos.

Desde las últimas jornadas de la fase regular, los felinos han venido jugando partidos a "ganar o morir", porque una derrota más los pudo haber dejado eliminados de la Liguilla.

El conjunto felino necesitaba tener un cierre prácticamente perfecto después de sumar solo 13 puntos en 12 partidos jugados y lo hicieron. Cerraron con cuatro victorias en cinco partidos, con 15 goles goles a favor y sólo dos en contra en ese lapso.

La única derrota que sufrieron en ese periodo, en el Clásico contra el Monterrey, los dejó en agonía, pero igualmente clasificaron a la Liguilla en séptimo lugar y en los Cuartos de Final eliminaron precisamente a los Rayados.

Los felinos nunca habían vencido a los albiazules en una serie de Liguilla a eliminación directa y esta vez lo consiguieron con un categórico marcador global de 6-1.

En Semifinales, los Tigres no tuvieron rival aunque enfrente estaba el líder general del torneo. Los auriazules ganaron por 4-0 la serie contra los Xolos de Tijuana, que sumaron más puntos que ningún otro equipo en el ciclo Apertura 2016-Clausura 2017.

Ya en la Final, los felinos no pudieron mantener su marcha perfecta, pero dieron un golpe de autoridad al recuperarse de una desventaja de dos goles y empatar el partido con un par de tantos de André-Pierre Gignac en los últimos cinco minutos del juego.

Los Tigres nunca han ganado un juego de vuelta de una Final como visitantes, pero aún sin vencer el domingo podrían levantar la copa en tiempos extras o en penaltis como lo hicieron ante Atlante, Pumas y América en otras ocasiones.

Si lo consiguen, el equipo dirigido por Ricardo Ferretti sería apenas el segundo equipo que clasifica en el séptimo lugar general y sale campeón, algo que no sucede desde hace 18 años, cuando el Pachuca se coronó en el Torneo Invierno 99.
Anuncios