viernes, 26 de mayo de 2017

Y de premio... cascarita en familia



André-Pierre Gignac fue el héroe de la noche para los Tigres y terminó la jornada anotando otro golazo.

No conforme con darle el empate a los Tigres, el delantero francés siguió jugando en la cancha del Universitario, pero lo hizo con su hijo Edén, quien festejaba goles precisamente en la portería sur, donde Gignac le anotó el doblete a las Chivas.

Al francés le tocó ir a la prueba anti-doping de la Liga Mx, por lo que decidió aprovechar el tiempo jugando con su hijo regiomontano.

Noche redonda fue la que tuvo el francés en el Estadio Universitario.
Anuncios