jueves, 1 de junio de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 01-06-2017



Mora apunta a La Noria

Me contaron que el chileno Felipe Mora podría llegar a Cruz Azul pese a que es hoy el futbolista más cotizado de la Liga de su país.

El delantero, campeón goleador del reciente torneo en Chile y seleccionado para la Copa Confederaciones 2017, es buscado por varios clubes del mundo, entre ellos el Olympiacos de Grecia, pero también interesa en la Liga MX, particularmente a equipos como León y La Máquina.

Siiin embargo, el conjunto cementero parece que lleva las de ganar para el fichaje del atacante, luego que el director deportivo celeste Eduardo de la Torre pasó por el país andino y, además, ya hizo negocios en el pasado con Sergio Gioino, representante de Mora.

Y por si fuera poco, resulta que este promotor es quien maneja también a Martín Rodríguez, el mediocampista chileno que llegó el torneo pasado a La Noria, y quien seguirá en el club al ser del total agrado del técnico Paco Jémez.

Así que no les sorprenda se confirme la llegada de Mora a Cruz Azul, con la misión de traer goles al club tras la salida del paraguayo Jorge Benítez, quien cerró el último torneo con tan sólo tres anotaciones.

Extraña a las barras

Si algo le faltó a Cruz Azul en el Clausura 2017 fue avanzar a la Liguilla y, a juicio de Julián Velázquez, más apoyo desde la tribuna.

El argentino, ahora de vacaciones en su tierra, llegó a comentar que si hay algo que La Máquina necesita es que su afición esté más metida con el equipo durante los encuentros en casa.

Este comentario salió porque en su tiempo con el Independiente, entre 2009 y 2014, le tocó experimentar cómo los hinchas del equipo se entregaban a morir en cada encuentro, a veces al grado de que había violencia.

Por eso le resulta extraño que un club supuestamente grande como Cruz Azul, no cuente con este tipo de apoyo, y eso que durante gran parte del semestre el Estadio Azul registró buenas entradas.

Yo le diría al jugador que en el pedir está el dar, y luego de tres años sin Liguilla y casi 20 sin levantar un trofeo de Liga, suena hasta patético que Velázquez reclame por no tener una afición muy entregada.

¿A poco no?

¡Voltea a la cabecera!

Y ya entrados en cuentas, casi les apuesto que Julián Velázquez ni idea tiene de la triste historia que ha protagonizado La Sangre Azul, la barra de Cruz Azul que hacía más ruido golpeándose con cualquiera que se le cruzara afuera del Azul.

Posteriormente, La Sangre se dividió cuando su líder, La "Pulga", dejó el poder, y en los últimos juegos hasta pena daba al plantarse en la cabecera, dividida en dos diminutos grupúsculos separados por policías, que a veces parecían ser más en cantidad que los barristas.

Así, pues ni cómo hacerle.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios