viernes, 9 de junio de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 09-06-2017



Pobre 'Furcio'

Erbin Trejo no dio crédito cuando se enteró que estaba fuera del Toluca.

El canterano nunca imaginó que tras el Draft acabaría vendido a Gallos, tras un semestre en que se ganó la titularidad con buenas actuaciones.

Trejo, quien debutó en el Apertura 2009, vivió uno de sus mejores torneos bajo el mando de Hernán Cristante y no le pesó la llegada de refuerzos como Gabriel Hauche y Rubens Sambueza.

El volante mostró no sólo talento sino también mucha hambre de ganarse un lugar, pero en la directiva escarlata parece que no lo vieron así.

De hecho, me contaron por ahí que al "Furcio" nadie le comentó que podría salir y fue casi a la medianoche del miércoles cuando supo de su partida a Querétaro, apenas cuatro días después de su cumpleaños 27.

Se fue una leyenda

El martes falleció Don Juventino Beltrán, el hombre que fuera el chef del Toluca y hace unas semanas se enteró por las redes sociales que ya le buscaban reemplazo.

Decenas de personas que estuvieron ligadas a los Diablos Rojos elevaron plegarias por el eterno descanso de quien sirvió a la institución durante 30 años.

El club lo acabó considerando como un "proveedor de servicios independiente", cuando jugadores de la talla de José Cardozo se acuerdan perfecto de sus famosas milanesas, que, según cuentan, eran las mejores del rumbo. Nadie que haya jugado con los Choriceros puede olvidar sus guisos y su buen trato.

Descanse en paz, Don Juve.

Compras al revés

Yo no sé qué le pasó a la directiva de Pumas, pero las compras que hizo en el Draft están como de cabeza.

Y es que Joffre Guerrón, Mauro Formica y Néstor Calderón juegan en el ataque, y David Cabrera es mediocampista.

La escuadra auriazul marcó 21 goles en el Clausura 2017 a pesar de que su goleador, Nicolás Castillo, sólo participó en 10 partidos, y solo cinco equipos anotaron más tantos, pero resulta que Pumas fue el peor cuadro bajo con 30 pepinos recibidos y, ¿adivinen qué? ¡No compraron nada para la zaga!

Neta que tras ver a los refuerzos me sentí como cuando le das a tu chava 3 mil bolas para la despensa, pero vas a la cocina a hacerte un sandwich y no encuentras con qué prepararlo. Es decir, muchas compras pero pocas soluciones al principal problema del equipo.

Para colmo, resulta que en la retaguardia fue donde más jugadores soltaron los Pumas, pues se fueron Darío Verón, Alejandro Castro y Alejandro Palacios.

No sé si la directiva auriazul le pasó ese tan común episodio de cuando vas a las baratas y te ofrecen un montón de cosas que no necesitas.

Ojalá y no se den de topes cuando les caiga la primera goleada del Apertura.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios