lunes, 12 de junio de 2017

Problema de dos



Por: Mario Castillejos (12-06-2017)

Todos queremos cien por ciento de libertad y también exigimos cien por ciento de seguridad o protección.

En un estadio de futbol tampoco debe de ser diferente, aunque si recapacitamos, las pasiones del hombre sumada en recintos de 52 mil asistentes, variablemente desencadena irracionales odios que con el paso de los años nos ha orillado a sacrificar gramos, luego kilos y ahora toneladas de libertad a cambio de nuestra propia seguridad. De tal forma, todos asistimos a un partido de futbol con la siguiente disyuntiva: si me manifiesto libremente, ¿corro peligro?

La directiva de Rayados acaba de publicar las medidas para partidos de "alto riesgo". Llamó la atención el requisito de "no se podrá portar la camisa visitante".

Sobraron calificativos en contra, que iban desde "ridículo" hasta "estúpido".

De hecho, Miguel Ángel Garza, consejero delegado del club rival, públicamente usó el primer adjetivo sin percatarse que su institución ya ha retirado abonos e incluso privado la entrada en el Universitario a aficionados con camiseta visitante. Es más, no hace mucho el presidente Alejandro Rodríguez también se pronunció igual.

Alejandro, Miguel Ángel: ya se les olvidó que ustedes también están en plena curva de aprendizaje. ¿O ya se la creyeron que son un club perfecto? Cuidado.

Por lo pronto, el Monterrey hoy está en el ojo del huracán y yo pregunto: ¿el fin justifica o no justifica los medios? Ésa es la cuestión.

Pero la institución Rayada subrayó que a los clientes de suites y palcos no se les aplicará la medida (no camiseta amarilla) porque, según entiendo, en el contrato por 10 años no estipularon esta restricción.

De atrás para adelante: 1.- Si el privar el uso de "x" camiseta es una violación a un derecho, ¿por qué a los ricos no les priva de ese derecho cuando el móvil, según esto, es la seguridad? Y si no se contempló en el contrato, pues el privar el uso de "x" camiseta tampoco lo permite la ley. Claro, soy implacable sólo con lo bueyes de mi compadre.

Entre Rolex y zapatos Louis Vuitton también se arañan enojados, ojo.

2.- Si aún estamos muy distantes de los niveles de Argentina o, los "hooligans" ingleses, el Club Monterrey antes de aplicar estos límites debe agotar otras acciones, como habilitar la sección de visitantes (away end), lugar donde en la Liga Premier, por ejemplo, aún se puede portar la de visitante.

Señores, el problema de la violencia es tanto de Rayados como de Tigres. Y si ambas directivas no salen de la mano a solucionarlo y siguen desde la punta de la pirámide acusándose, descalificándose, difamándose, el problema entre las dos tribus (textual) sólo se va a incrementar. ¿No cree usted?

PD: Increíblemente, aquí todos se quieren ir al cielo, pero nadie se quiere morir.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios