jueves, 1 de junio de 2017

Un regreso de éxitos



Hoy, hace 20 años, los Tigres regresaron de las tinieblas de la entonces llamada Primera A al Máximo Circuito para escribir una nueva historia en el club.

La fórmula de la recién creada Sinergia Deportiva que dirigían Cemex y Femsa (esta última que en 1999 agarró el control de Rayados) y que tomó las riendas del club un año atrás cuando se perdió la categoría, había dado su primer fruto: ascender a los felinos.

Pero ahí no terminó la encomienda, el ascenso fue sólo la primera piedra en la construcción de un equipo que se ha convertido en un animador de la Liga MX y protagonista de competencias internacionales de la Concacaf y de la Conmebol.

"Nosotros tenemos en mente tres etapas en esta institución de los Tigres, la primera es el ascenso inmediato, creemos que hay material para lograrlo", aseguró el entonces directivo José Domene hace poco más de 20 años, delineando los planes felinos.

"La segunda es formar el mejor club de futbol de México y conseguir, por lo menos, un título en un plazo no mayor a cinco años y la tercera es crear el club deportivo al estilo europeo".

Se puede decir que dos décadas después de haber vencido al Correcaminos en la Final del Torneo de Verano 97 de la categoría de plata y asegurar el ascenso porque habían sido campeones del Invierno 96, el proyecto va viento en popa.

Eso no quita que a lo largo de este tiempo hayan tenido algunos altibajos como fue la dura etapa que vivieron entre el 2006 y el 2010, cuando lejos de acercarse a ganar títulos, llegaron a pelear de nuevo por no descender.

Sin embargo, desde entonces los Tigres han ido cosechando éxitos, agregándole tres estrellas de Liga más a su escudo y un título de Copa MX, además de que desde el 2011 se ha erigido como una potencia en el futbol nacional.

De su regreso a la Primera División a la fecha, los Tigres han sumado tres campeonatos de Liga (2011, 2015 y 2016), uno de Copa (2014) y siete subcampeonatos (cuatro de Liga, uno de Copa Libertadores y dos de la Concacaf).

Y hoy, con el plantel más poderoso de México, son señalados entre los equipos siempre contendientes al título, en la que es sin duda su época dorada.

ARRASAN Y VUELVEN UN AÑO DESPUÉS 

A los Tigres les tomó sólo un año regresar a la Primera División.

Los felinos se propusieron arrasar en la entonces llamada Primera División A y lo consiguieron con un equipo que ganó 27 juegos de los 44 que disputó entre los torneos de Invierno 96 y Verano 97.

El ascenso lo sellaron el 1 de junio de 1997 al golear por 4-0 a los Correcaminos con un doblete de Nilson Esidio y goles de Marcos Ayala y Danilo Tosello, que celebraron 8 mil aficionados que hicieron el viaje para estar en el Estadio Eugenio Alvizo Porras, de Ciudad Victoria.

Tras descender el 24 de marzo de 1996 al perder 2-1 con Rayados, Sinergia Deportiva tomó el control del equipo de la UANL y la directiva que comandaba José Domene se dio a la tarea de armar un trabuco que regresara en un año al equipo al máximo nivel.

Se mantuvo la base del último torneo en Primera, con elementos como Robert Dante Siboldi, Arnulfo Tinoco, Ayala, Javier Lozano y Marco Antonio "Chima" Ruiz, dirigidos por Alberto Guerra.

La plantilla de extranjeros se renovó llegando el argentino Tosello, los chilenos Gabriel "Coca" Mendoza y Claudio Núñez, a la postre un histórico del club, así como el brasileño y goleador Esidio.

El equipo barrió como se esperaba en la Primera A, llenando las plazas que visitaba y prácticamente copando el Estadio Universitario en todas las jornadas, con promedio de más de 30 mil personas por encuentro.

Fue así que los Tigres se coronaron primero en el Invierno 1996 ante el Atlético Hidalgo y posteriormente en el Verano 1997 ante el cuadro de la UAT para de manera directa lograr el ascenso, como pocos lo han hecho.
Anuncios