jueves, 20 de julio de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 20-07-2017



La pobre traductora...

Si quieren un buen consejo, les voy a decir que, cuando contraten a un traductor, se cercioren de sea bueno, para así no pasar el terrible momento que vivió la gente del Porto el domingo pasado.

Previo a su encuentro ante Cruz Azul del lunes, el cuadro portugués ofreció una conferencia de prensa con el técnico Pedro Conceicao, además del arquero cementero Jesús Corona.

Al llegar los protagonistas, también lo hicieron el jefe de prensa del cuadro luso y una traductora, quien no imaginó el infierno que le esperaba.

Bastó la segunda pregunta para que todo saliera mal, pues la respuesta de Conceicao a este cuestionamiento duró como un minuto.

Una vez que acabó, la mujer comenzó a traducir, pero apenas pudo decir "tengo un equipo de 28 jugadores..." cuando hizo una pausa y le pidió al estratega si le podía repetir lo dicho.

El timonel puso una cara de "¿qué?" y mejor el encargado de prensa le dijo que ya no tradujera, que iban a dejar las respuestas en portugués.

Ante esto, la traductora puso cara de niña regañada y durante el resto de la conferencia mejor se quedó con la cabeza baja.

Pobre.

Los fintan

Y ya entrados en cuentas con mis compas portugueses, vaya finta se llevaron los reporteros de aquel país que cubrieron el encuentro entre Cruz Azul y Porto cuando, al terminar el primer tiempo, el grueso de las luces del estadio se apagó.

Sin esperar un momento, varios de los representantes de los medios lusos comenzaron a vituperar ante "semejante acontecimiento" quejándose de que cosas de este tipo sucedieran en el futbol.

No faltó quien dijo que esos incidentes no ocurrían en los estadios europeos y demás, sin saber que se trataba del preludio para el espectáculo del medio tiempo.

Cuando los fuegos artificiales y la música comenzaron, los periodistas se quedaron bien calladitos durante unos segundos y luego trataron de sacársela con el clásico "nos fuimos con la finta", cuando su veneno ya estaba esparcido por todo el palco.

Bueno para los contratos

La verdad es que todavía no veo debutar a Rafael García como técnico de Primera División y ya me queda claro que salió bueno para las negociaciones.

El "Chiquis" está a nada de arrancar el Apertura 2017 con el Puebla, equipo del que la verdad no se espera mucho, salvo que me equivoque.

Ante esto, el joven timonel sería de los primeros candidatos a pasar por la guillotina durante el semestre, tema que no creo le importe mucho, al menos no por mucho tiempo.

Me dijeron por ahí que García tiene una cláusula en su contrato que, en caso de ser despedido, a su cuenta de banco llegará una buena cantidad de dinero. Tanto, que le alcanzaría para vivir todo el 2018.

Así que si por ahí nos topamos con La Franja entre los últimos lugares de la Tabla, no les extrañe para nada que El "Chiquis" se monte en el clásico argumento de "yo no soy de esos que se bajan del barco".

Mail: san.cadilla@reforma.com 
Anuncios