lunes, 24 de julio de 2017

Cristaliza sueño familiar



Entró a un juego que ya estaba decidido y eso seguramente le calmó los nervios, pero a partir de ahí la vida de Raúl Damián Torres cambió como futbolista.

El canterano de los Tigres, de 20 años de edad y originario de Monclova, Coahuila, vio cristalizado el sueño de todo jugador de futbol: ¡Debutar en Primera División! Y, seguramente, también el orgullo de su padre Raúl, su madre Nidia y sus hermanos Víctor y Fabián, quienes han visto la travesía de Damián por lograr su objetivo.

Aunque jugar a lado de los monstruos que actualmente tiene Tigres no debe ser fácil, Torres mostró tranquilidad, se vio seguro en el medio campo y hasta elegante para tocar la pelota, y no faltó quien hasta bromeó por su parecido con Guido Pizarro.

Con un look a rapa por "pagar el derecho de piso" de los novatos al llegar al primer equipo, Raúl Damián fue el primer cambio de Ricardo Ferretti el sábado al ingresar por Israel Jiménez cuando los felinos aplastaban 5-0 al Puebla en el arranque del Apertura 2017.

Torres llegó a Tigres para el Apertura 2015 como jugador de la Sub 20, venía de jugar en la Tercera División con el Atlético Cocula, de Jalisco, según datos de la Liga MX, después de tocar puertas en Querétaro y otros clubes, las cuales le fueron cerradas y por las que su padre le pidió enfocarse en sus estudios.

Pero la perseverancia del jugador de la Sub 20 en Tigres, quien a sus 6 años fue probado como portero durante un año, le permitió tocar en la última puerta que le faltaba: Tigres, a donde Raúl Damián llegó para consolidarse poco a poco sin olvidar sus raíces.
Anuncios