lunes, 31 de julio de 2017

Del ¡Ehhh Saaantos! al ¡Ehhh pu...!



La afición del Santos hizo un entradón en el Estadio Corona para recibir a los Tigres y aunque se calentaron durante el juego, al final todos se retiraron en santa paz.

Los 26 mil 300 aficionados que asistieron al Corona sufrieron, alentaron y a pesar de los antecedentes violentos entre ambas aficiones en los últimos años, esta vez reinó la calma y no se reportaron hechos que lamentar al final del juego.

En una de las cabeceras del estadio, se ubicó la porra de los Tigres, unos mil seguidores que fueron resguardados por una extensa valla de policías y por un espacio de muchas butacas vacías para evitar conatos de bronca con la afición local.

Por su parte, la afición del Santos inició respetando la iniciativa del club de no gritar "¡Ehhhh pu...!" y cambiarlo por "¡Ehhh Santos!", pero luego de una jugada polémica en el área que pedían como penal sobre Osvaldo Martínez que le costó la expulsión de la banca al técnico José Manuel de la Torre, la cosa cambió.

La gente se metió fuerte con el árbitro y también con el línea José Luis Camargo, a quien le gritaron "¡Pendejo, pendejo, pendejo!" por unas decisiones del juez por la banda.

Y mucho tuvo que ver que cuando el "Chepo" se dirigía al vestidor, le hizo la seña a la gente que de que el central Roberto García Orozco no marcó el penal por falta de hue...

Molestos con el arbitraje, cada que Nahuel despejó se escuchó el grito que tantas multas de la FIFA le ha causado a la FMF.

Ahí reflejaron su enojo los laguneros, porque al final todo quedó en paz, a pesar de la discusión a distancia entre Guzmán y Jonathan Orozco.
Anuncios