lunes, 31 de julio de 2017

El futbol entra por los ojos



Por: Mario Castillejos | 31-07-2017

De qué sirve ganar si jugaste mal? O, ¿de qué sirve jugar bien si no ganas? Total, el capricho manda.

La realidad es que todo lo que decimos tiene fecha de caducidad.

Pero, ¿por qué la afición Rayada está molesta? Ningún equipo está libre de imperfecciones, aunque si Pablo Milanés fuera abonado del Monterrey, creo que lo definiría así: mis Rayados no son perfectos, pero tampoco se acercan a lo que yo simplemente soñé.

Con relación a este agrio entorno, Antonio "Turco" Mohamed señaló las que él cree son las causas: "me parece que hacen (prensa) mucho hincapié en lo malo y no en lo bueno, y eso genera por ahí que la gente llegue condicionada de la cabeza".

"Turco": dos años de trabajo, más de 110 partidos dirigidos entre Liga, Copa, Concachampions y amistosos, con 30 contrataciones en el inter y, ¿tú crees que las palabras de algunos periodistas hacen que la gente llegue condicionada a un partido?

Lo único que yo he aprendido del futbol es que la percepción entra por los ojos y no por los oídos de la gente.

A tus aficionados, Antonio, ya no les basta ganar como sea y mucho menos ante rivales de poca monta. Pueden estar mal, pero ésa es la realidad. Ellos quieren saciar su necesidad de dominio, que sus jugadores ejerzan una dictadura en la cancha, pero sobre todo ante los llamados poderosos como América, Guadalajara, Pachuca, Toluca y, claro está, Tigres.

Y ellos sienten que tú no les has dado eso. Además, estás pagando el precio que provoca la majestuosa estructura del BBVA, ¿o me equivoco?

Para cualquier aficionado, la desilusión es una oportunidad para tomarse la realidad en serio y para decidir con mayor conciencia en qué creer. Antonio, aún faltan 15 partidos para que vuelvan a creer en tí. Y eso sólo entra por los ojos y no por los oídos.

Datos positivos: Rayados es el equipo que más tira a gol (37 disparos), es segundo con menos remates permitidos (14) y no ha recibido gol.

De seguir así, los aplausos van a sustituir los abucheos. En lo personal, me preocupa más el divorcio en el campo entre Pabon y Hurtado que el del "Turco" con la tribuna, ¿no cree usted?

Del otro lado de la Ciudad, Santos evidenció que Tigres también tiene fracturas tácticas. El sólo hecho de jugar con dos volantes por dentro y tres defensas atrás, provoca que cualquier pérdida de Dueñas o Zelarayán termine en descolgada sobre el área de Nahuel.

El equipo en ataque es muy largo y en defensa también. Gignac y Enner deben de emular a Vargas cuando el rival tiene la pelota. Y, por momentos, percibí a todos sobrados, presuntuosos, cremosos para ser claro.

Fueron 15 tiros de Santos por 16 de Tigres, igual a "no fui mejor".

PD: "Turco": "es tan corto el amor y tan largo el olvido", Pablo Neruda.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios