jueves, 3 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Mural | 03-08-2017



¿Profesional?

Como iniciativa es excelente, pero la Liga MX Femenil no inició como algunos esperaban.

Porque necesito que me expliquen como puede funcionar un campeonato profesional con partidos en unidades deportivas, en horarios a las 9:00 de la mañana ¡y algunos en días hábiles!

Las futbolistas están más que emocionadas, incluso han abandonado las universidades para dedicarse por completo a esta profesión, pero con algunos equipos pagando de 500 pesos a 5 mil al grueso del plantel está más que difícil sobrevivir.

Los clubes jamás lo dirán públicamente, pero entre presidentes comentan que no tiene futuro y que por el momento hay que cumplir con el requisito hasta que truene como ejote.

Está claro que el futbol no es una fundación benéfica, sino un negocio. Así que como no hay ingresos por derechos de transmisión, ni por taquilla, ni por patrocinios, pues tampoco hay muchos deseos porque salga adelante.

Por eso les están escatimando hasta los uniformes, como el Atlas, que en vez de jugar con el tradicional, a las jovenazas les aventaron uno genérico en negro. Al preguntarles por qué no usaban el oficial, el entrenador atinó a decir: "Es el que no tocó, como también es el que usan las Fuerzas Básicas". No, pos sí.

¿Qué podría cambiar el futuro de la Liga Femenil? ¡Ustedes! Sí, tú que tienes este H. periódico entre tus manos.

Lo único que logrará que los clubes tomen con más seriedad este interesante proyecto es que los aficionados acudan a sus partidos, que sea tanto el interés que tengan que abrir los estadios y que los patrocinadores consideren que su inversión sí tendrá regreso.

Duro, pero cierto.

Sospechosismo

En casa del jabonero el que no cae resbala.

¿Se acuerdan del pachangón que se armó en el Clausura 2015 cuando el árbitro Jorge Pérez Durán pitó un penalti a favor del Atlas contra el Toluca, pero luego se echó para atrás?

Pues el silbante fue blanco de críticas y se lo traían de puerquito, y uno de los que más le atizó fue Arturo Brizio, quien trabajaba como analista para Televisa.

"Esa actitud es a mí la que más sospechosa se me hace", cuestionó Brizio a los cuatro vientos, pues no entendía que el silbante señalara un penal y minutos después dijera que nanais.

La sospecha era que había recibido la indicación por medio de la diadema de audio.

Ahora Brizio es el presidente de la Comisión de Árbitros y avaló que para el partido del próximo domingo, entre el Toluca y el Atlas, el encargado del silbato sea ¡Pérez Durán! O sea que ya se le olvidó lo sospechoso.

Así que pueden esperar presión extra para este silbante y que, al primer error, se caldeen los ánimos. Avisados están.

Mamá Silva

Pues todo indica que todo apunta que quien está detrás de la negativa de Gastón Silva ¡es su mamá!

Doña Patricia Perdomo tiene toda un largo historial de broncas desde que su hijo estaba en las infantiles, y se ponía brava si los entrenadores no le daban bola a su muchacho y armaba menudos escándalos en los sitios de entrenamiento.

Resulta que la señora fue quien estuvo pegada a las negociaciones de transferencia de su hijo, fue testigo del contrato que firmaron Torino y Pumas, y si mis ojos no fallan, en La Cantera tienen una carta firmada por el propio jugador, aceptando el trato.

Doña Paty ya reconoció que Bastoncito sí firmó un acuerdo de club a club, pero cuando llegó el documento digital con la firma del jugador le cambiaron todas las condiciones y, además, le dijeron que viajara a México para arreglar los detalles pero sin representantes, pues la Universidad sólo negocia con los jugadores.

Eso provocó que la señora Perdomo llamara "dictador" al presidente de la UNAM, Rodrigo Ares de Parga, y que dijera que el caso de su retoño era una cortina de humo para no hablar del mal paso del equipo.

¡Acúsalos con tu mamá, Gastón!

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios