viernes, 4 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Mural | 04-08-2017



El canterano

Muy probablemente ya estén al tanto de la irrupción del centro delantero del Guadalajara que por ahora es titular en la Copa y suplente en la Liga, y no lo ha hecho nada mal.

Sí, me refiero a José Juan Macías, el chamaco tapatío de carrocería fuerte y que no aparenta los 17 años de edad que Matías Almeyda decidió subir al primer equipo, al ver en él a un delantero distinto, con evolución por encima de los Sub 20.

"Va ir con calma, no hay que hacerle creer que es Pelé", dijo el DT argentino aquella noche cuando se estrenó con los mayores, anotándole al FC Porto en el amistoso de pretemporada.

Macías es querido dentro del plantel, pero también ha levantado envidias, por ese racismo tan peculiar como común en el futbol mexicano, de discriminar a aquellos que provienen de clases económicas holgadas o que no han pasado por tantas dificultades. Algún día me explayaré en esta situación.

Pero por ahora déjenme contarles que este chavo no es el común denominador de los novatos, ya que posee un coeficiente intelectual y carácter por encima del promedio; vaya, dentro de los clichés que rodean al balompié es "de los que no se achican". Y para muestra un botón.

El debut de Macías ocurrió ante Tigres, en aquel juego en California de Campeón de Campeones, y lo hizo con desenfado y descaro. Precisamente por eso, primero Juninho y después Jorge Torres Nilo, lo atendieron con entradas fuertes que pretendían ablandar al novato.

En una barrida fuerte por detrás del "Pechu", el canterano rojiblanco se quejó con el árbitro: "¡Eeeey Profe, ¿no ve como están golpeando estos weyes?".

El silbante ni se inmutó, pero sí lo hizo Torres Nilo, con todo el colmillo retorcido de sus 11 años en Primera División: "¡Cállese muchacho cabrón! que estamos jugando".

Pasaron aproximadamente 10 minutos, cuando el seleccionado nacional conducía el balón para buscar dar salida, y el canterano rojiblanco se le dejó ir con todo para despojarlo del esférico, claro, llevándose además al felino de corbata.

La entrada ameritó tarjeta amarilla, pero también un mensaje, que con sonrisa de oreja a oreja le dio al veterano.

"¿Qué?, estamos jugando ¿o no?", le dijo con desparpajo.

Almeyda tiene razón. Macías está muuuuuy lejos de ser Pelé o Messi, pero yo les recomendaría no perderlo de vista.

Hilo delgado

Ya saben que en nuestro querido y amado futbol, el hilo se corta por lo más delgado...

Y no es que que Jorge "El Vikingo" Dávalos esté hecho una varita de nardo ¡para nada! sino que camina por la cuerda floja como entrenador de la UdeG.

Como "Hombre de casa", ya tiene un buen rato con los Leones Negros como directivo, pero ahora en su rol de DT no ha podido levantar el changarro con un cuadro plagado de jóvenes.

La capacidad del "Vikingo" como formador está probada, como DT -con 2 derrotas en la Liga- las cosas no se le han dado (ya saben cómo son esas cosas de veleidosas).

El asunto es que algunos jóvenes se quejan de que no hay química con el timonel, debido a que sienten que tiene métodos demasiado impositivos y no ha logrado llegarles, a diferencia de su antecesor, Joel Sánchez, quien les daba más libertad y los hacía sentir más cómodos.

El presidente Alberto Castellanos ha insistido en que el proyecto del "Vikingo" es a largo plazo, pero habrá que esperar a ver qué dicen los resultados... porque ya ven que esos resultados cuando hablan ¡hablan!

Fake news

Hay situaciones de redes sociales que me parecen particularmente deleznables, como el hecho de circular cadenas falsas aprovechándose de la buena voluntad de las personas.

No sé con qué intención, pero en WhatsApp circula una supuesta petición de ayuda para encontrar a una niña que identifican como hija de un hermano de Alberto Guerra ¡Es falso! No lo compartan. Confirmado por el propio DT de Chivas campeón de los 80, que está molesto por dicha situación.

¡Se pasan!

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios