lunes, 14 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Mural | 14-08-2017



La familia del futbol

Qué bonita familia, cacareaba Pompín Iglesias en los programas cómicos de la TV de los 80.

Y eso viene al caso porque Decio de María usa un convenenciero concepto de la Familia del Futbol a cada rato, sobre todo a la hora de justificar medidas, nuevas reglas, decisiones entre clubes o pactos, como el de caballeros.

Ha sido constante que el titular de la Federación Mexicana de Futbol recurra a esa idea para tratar de apagar cualquier inconformidad o señal de alerta a los pateabalones. Esto y lo otro es por la unidad de la Familia del Futbol.

Pero al mismo tiempo es feo darse cuenta que esa "familia" desconoció en un momento crítico a quien hasta hace unas semanas era el líder moral de los futbolistas, el más alto embajador del balompié mexicano en el plano internacional, el gran capitán, la leyenda activa... sí, el ahora caído en desgracia Rafael Márquez Álvarez.

Han sido muuuy pocas las verdaderas muestras de apoyo para el veterano en estos primeros cinco días de retiro obligado de su más grande pasión, tras ser expuesto como fichado por las autoridades gringas como presunto prestanombres del narco en México.

Con mensajes más contundentes y solidarios se pronunciaron Oswaldo Sánchez, Juan Pablo Rodríguez y Luis Hernández, entre otros, en redes sociales; ante los micrófonos y con tenues muestras lo hicieron Carlos Salcido y Oribe Peralta. A nivel clubes, de una forma muy política y sólo deseándole éxito -casi como despedida- lo hizo el Atlas, mientras que su hermano, el Morelia, fue más contundente vía Twitter.

Peeero en general, como quizá todos lo notaron, las muestras de apoyo para el "Kaiser" han sido pobres, desangeladas y algunas, condicionadas.

Así como lo leen, amiguitos, cualquier intento por sacar pancartas, leyendas o manifestaciones de respaldo para Márquez recibieron línea de la Liga MX para que fueran reconsideradas por los clubes, quizá por creer que se trataba de un tema de posible apología al delito.

El miércoles, cuando estalló la bomba -o sea, cuando el Departamento del Tesoro gringo ventaneó a Rafa entre otros mexicanos involucrados en una red de negocios para lavar dinero del narco-, se jugaba la Copa MX y hubo una intención convocada por los jugadores de un equipo para salir con una manta a la cancha para dalre aliento al ex defensa del Barcelona.

Quien sabe cuál sería la leyenda con precisión, pero me cuentan que no era nada del otro mundo, algo así como: "Estamos contigo", sin embargo, el comisario de la Liga MX le recomendó al equipo, que ese día se enfrentaría a las Chivas, que se abstuviera de mostrar la pancarta, quesque por órdenes de arriba. La buena intención se quedó en eso.

El viernes y quizá enterados de las restricciones, los jugadores del Atlas, quienes deseaban manifestar su solidaridad con Rafa, tuvieron la ocurrencia de salir todos con la camiseta de su capitán. De esa forma no violaban la orden de la Liga.

¿Será el caso Márquez el primero en el que la Familia del Futbol se muestre desunida, contrario a lo que pregona Decio?

Ya de la famosa Asociación de Futbolistas mejor ni hablamos, porque con el líder del movimiento en desgracia, dudo que alguien tenga los tamaños para asumir ese rol.

Al tiempo.

Congruencia

Tendrá mucho qué explicar Paco Jémez por las imágenes en las que se le ve haciendo una seña obscena a la afición del Cruz Azul, el sábado, pero sobre todo se sabrá si el el técnico español es fiel a sus principios.

En una foto y un video se ve cómo le pinta dedo a la tribuna este del Estadio Azul, donde aficionados abuchearon el 0-0 ante el Toluca.

En marzo, Jémez se metió en la polémica cuando Pablo Aguilar y Enrique Triverio agredieron árbitros y su gremio paralizó la Liga MX.

"Si un jugador mío le da un cabezazo a un árbitro, no tiene que venir ningún comité a decirme los partidos que lo tiene que echar, ese jugador no se pone más la camiseta de Cruz Azul. Es respeto y lógica", declaró.

Quiero pensar que será el primero en criticar su acción y considerar un castigo. Me imagino que se irá a dormir una semana sin cenar, claro, para ser respetuoso y lógico con su propio discurso.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios