lunes, 7 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 07-08-2017



La visita al vestidor

Por ahí me contaron que la derrota que le infringió el América a Pumas el sábado en la cancha del Estadio Azteca caló muuuuy hondo en la parte alta del organigrama universitario.

Las caras de chamacos apaleados con las que salió el plantel universitario hacia el autobús tras la derrota 2-1 con el Ame, podrían tener una explicación en cierta visita que habrían recibido los Pumas minutos antes en el mismísimo vestidor del Estadio Azteca.

Dicen quienes andaban por ahí la noche del sábado, que vieron salir por el túnel 8 del Coloso de Santa Úrsula ni más ni menos que a Rodrigo Ares de Parga, cuyo semblante no escondía ni por asomo que estaba muy, muuuuuuy molesto.

Ese túnel, mis amigos, es el acceso más sencillo al túnel que lleva a vestidores, el cual no suele ser ocupado por los directivos, cuyo palco está a una distancia considerable, lo que podría implicar que el presidente del Club Universidad decidió cambiar su ruta de salida para una escala obligada que le dejó la cara con la que fue visto.

Pero si el rostro de Ares de Parga daba miedo, el de José Luis Arce, quien iba atrasito de él, es de colección: el directivo había dejado los colores en algún otro lado, iba pálido, pálido, atrás del jefe y acompañado de otras personas que tampoco lucían muy felices.

Quiero pensar que, como otras veces, el mandamás auriazul se tomó la molestia de bajar al vestidor a darle su apoyo al cuerpo técnico y a los jugadores; sin embargo, luego de ver cómo Pumas se convirtió en la burla del América, parece que la visita fue con otra motivación muuuuy distinta.

A punto de ver la luz

A ver si para fin de año podemos ver la película inspirada en los campeones de la Sub 17, que ganaron el título Mundial en el 2005.

Ya me contaron que terminó el rodaje, la edición y que está totalmente lista para ser exhibida, ahora sólo están batallando con el tema de la distribución.

Lourdes Deschamps, esposa del técnico Jesús Ramírez fue la productora de este filme, donde se contará la historia de 5 de los integrantes de este equipo, obviamente con los nombres cambiados, para no meterse en problemas de manejo de imagen y demás, también se darán detalles de la historia del técnico, quien fue el artífice de este triunfo, pues en esos años nadie creía en ellos.

De hecho, fueron creciendo paso a paso y hasta que los vieron avanzar de manera contundente, afición y directiva se subieron al barco, porque nadie creyó cuando Chucho Ramírez dijo "vamos a ser campeones del mundo", parecía como una frase más y un lugar común, sin darse cuenta que este grupo había trabajado con otra mentalidad y con la firme idea de romper paradigmas.

Próximamente, sólo en cines...

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios