miércoles, 9 de agosto de 2017

Columna San Cadilla Reforma | 09-08-2017



El hijo del 'Piojo'

Una de las cosas que más le está resultando a Miguel Herrera en América, es que más que ser un DT con el ego por los cielos y que impone un régimen militar en sus equipos -como muchos lo hacen-, opta por comportarse como un "padre" comprensivo.

El partido ante Pumas fue el ejemplo más claro de ello.

El "Piojo" fue el primero en apapachar y llenar de cariño a Silvio Romero, tras el penal que falló en un intento de anotar "a lo Panenka".

Cuando las Águilas iban al vestidor, segundos después de ese error, Miguel corrió para alcanzar a Silvio y abrazarlo; cuando Silvio fue abucheado tras ser sustituido, Miguel fue el primero en consolarlo; cuando Cecilio metió el gol del gane, Miguel, en lugar de festejar muy a su estilo de "Súper Sayayín", sacó al ex de Xolos de la banca para que sus compañeros festejaran con él.

Apenas ayer vimos cómo El "Chino" ya reflejó los efectos del trato de su técnico, quien ya recuperó a Darwin Quintero cuando la neta parecía ya una causa perdida, así que ahora podemos esperar que Romero realmente vuele...

Como mortales

Mientras hay algunos jugadores del América como Cecilio Domínguez y Matheus Uribe que se roban los reflectores, hay otros como Gil Burón y Carlos Rosel que tienen que aceptar su papel de "mortales" para incluso, salir del Estadio Azteca.

Resulta que andaba yo de metiche por ahí en el Coloso de Santa Úrsula en el partido entre el Ame y los pobres Pumas, cuando me tope en plena explanada del inmueble, muy apresurados, a los dos chavales azulcremas caminando como cualquier hijo de vecina rumbo a su coches, esquivando gente, sorteando todos los obstáculos que nos toca sortear a gente "normal" que vamos al Azteca.

Yo no sé qué beneficios tenían Burón y Rosel en el palco al que asistieron, si es que fue palco, pero no vi Matheus Uribe pasar por las mismas miserias, pese a que tampoco fue convocado.

De hecho, me contaron que Matheus anduvo por la cancha y entró a los vestidores como la estrella que ya es por el simple hecho de ser refuerzo del Ame.

Pero bueno, ya vimos que para Burón y Rosell las cosas son un poco diferentes.

Premio ¿justo?

Miren que marcar un gol ante León y ser elegido en el 11 inicial de la Jornada 3 fueron motivos suficientes para que Enzo Rocose consintiera con unas vacaciones exprés.

Les cuento que el defensa de La Máquina decidió irse entre domingo y lunes a Acapulco, aprovechando que el plantel recibió esos días de descanso tras el 2-2 ante la Fiera del sábado.

Ya en el destino paradisiaco, el chileno se relajó en la playa de Punta Diamante y en la alberca del hotel lujoso donde se hospedó, todo para celebrar (supongo) el invicto del equipo y que ya juega un poco más desde la lesión de Julián Velázquez.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios